Las finanzas personales y los mercados financieros

Mauricio de Medina

Las Finanzas Personales se sustentan en el manejo de los ingresos de una persona o núcleo familiar durante toda su vida. Al inicio de la actividad laboral los ingresos de una persona generalmente son reducidos pero con el paso del tiempo y de la edad estos se aceleran, hasta llegar a un tope máximo que de acorde a diversos estudios ronda los 55 años de edad.

Sin embargo, aun e incluso al tener ingresos altos en alguna etapa de la vida no es sinónimo de alta calidad de vida. Es necesario entonces integrar los egresos al registro. Un egreso superior a un ingreso da como resultado un déficit que tarde o temprano sale a relucir, en algunos casos en una edad avanzada donde no hay mucho margen de maniobra. De ahí la importancia de incorporar el ahorro y la inversión tan pronto uno comienza a laborar. El tiempo es una herramienta incluso más poderosa que los montos cuando se refiera a la acumulación de riqueza, ya que los ingresos pueden variar con el tiempo, pero el tiempo pasado nunca más puede regresarse, aunado a que un peso ganado hoy y puesto a trabajar de manera inteligente tenderá a incrementarse en el futuro.

Conforme un persona avanza con la edad y el ingreso se va conformando el patrimonio familiar que inicialmente y por regla casi general es la vivienda que se habita, el cual es un desembolso fuerte pero que si bien forma parte del patrimonio esta no puede considerarse una inversión ya que el habitar la vivienda adquirida no dejará ingresos a sus dueños a reserva de que se venda, donde una vez vendida generalmente es para comprar otra donde habitar.

De ahí la importancia de saber dónde invertir el dinero, en términos generales podría decir que hay tres opciones: bienes raíces, negocios e instrumentos financieros.

Todas estas opciones requieren al menos de un capital inicial y sobre todo de conocimiento para que finalmente resulten en una ganancia. Desafortunadamente uno que ha resultado muy desdeñado es la inversión en instrumentos financieros y muy particularmente el mercado de valores.

El mercado de valores ha resultado en el tiempo en una inversión muy rentable  pero por falta de conocimiento y difusión se evita o se minimiza. Es cierto, tiene sus riegos como también los tiene el iniciar un negocio o comprar un bien raíz.

Menciono el mercado de valores porque existe la creencia de que sólo se negocian acciones pero la verdad es que existe una gama muy amplia de instrumentos para todo tipo de perfil, existen instrumentos para perfiles conservadores, moderados y agresivos. Participar cada vez requiere menores montos pero al mismo tiempo requiere mayor conocimiento y es ahí donde el deseo y las ganas de cada persona por lograr acrecentar su patrimonio y /o conservarlo es el diferenciador.

El mercado de valores ha resultado muy estigmatizado producto de que en no pocas ocasiones se han presenciado caídas fuertes, pero siendo analíticos y comparando las otras opciones bien es sabido de una gran cantidad de negocios que se abren  no duran en el tiempo causando una pérdida de capital y de tiempo invertido por parte de sus dueños, lo mismo con los bienes raíces, no toda compra resulta en un ganancia de capital para los inversionistas. La diferencia es que el mercado de valores tiene muchos ojos, es un mercado de alti-bajos y cada día se capitaliza por lo que siempre se sabe cuánto se tiene causando con ello malestar o pánico cuando el precio se contrae y eso trae por consecuencia la realización de la pérdida con la venta de los instrumentos.

Participar en los mercados es muy similar a tener un negocio, si se adquieren acciones uno se hace socio de la empresa y como todo negocio tiene subidas y bajadas. Algo que es digno de mencionar es que también se puede invertir en diferentes instrumentos, tales como, cetes, bonos, udis, divisas, bienes físicos llamados “commodities” e incluso en portafolios de bienes inmuebles por medio de las Fibras.

Ahora bien, no todo los recursos tiene que estar distribuidos en un solo tipo de inversión, lo recomendable es diversificar pero con conocimiento de causa, no tan sólo por reglas de dedo, la diversificación bien realizada implica estudios, implica razones, implica análisis y tiempo. No hay una receta que aplique a cada persona, ya que cada individuo persigue metas distintas, posee distintas necesidades, tiene horizontes de tiempo distintos con una tolerancia al riesgo diferente.

Por lo tanto, indistintamente de la opción que le resulte la mejor, siempre compare el costo-beneficio de cada decisión y analice desde distintos ángulos ya que para llegar a un objetivo importante deberá ponerle especial atención a sus finanzas personales, ahí empieza el recorrido de una camino largo pero que bien llevado y ejecutado puede darle una gran satisfacción y seguridad.

Al final, estas líneas tienen como objetivo invitarlo a no quedarse con una sola idea o concepción de las cosas, tienen como objetivo hacerle reflexionar con el propósito de ayudarle a alcanzar una de las cerezas del pastel: la libertad financiera.

Autor: Mauricio de Medina

Director de México Bursátil

www.mexicobursatil.com

@MexicoBursatil

000
Read 3305 times
Rate this item
(0 votes)

About Author