Miércoles, 14 Noviembre 2018 23:33

¿Locos por las compras? Cuidado, llega el Buen Fin

Mañana arranca otra edición del Buen Fin y será un problema serio para quienes hacen compras compulsivas, porque además de las ofertas, el ambiente se carga de euforia por la próxima temporada navideña. En estos días ahórrate algunos pesos, siempre y cuando evites caer en la tentación de gastar por arriba de lo prudente. Te comparto ideas.

1.- Lleva freno de mano y si vas a ir de shopping, hazte acompañar de una persona que te cuestione. Hay quienes, como parte de su personalidad, les disgusta gastar; puede ser tu pareja o algún amigo. Aunque te incomode, esto permitirá que resuelvas bajo un matiz analítico.

2.- No salgas a cazar ofertas, ten una concepción clara de lo que buscas y sólo ubícate en ello. Si vas a comprar regalos navideños has un presupuesto en función de tu capacidad económica.

3.- Dura cuatro días y una posibilidad es usar el primero para explorar y luego decidir qué compraras. Esto ayuda a enfriar el componente emocional.

4.- Una manera de hacer a un lado la compulsión por adquirir algo es tener diferentes puntos de referencia. Detente por un momento y  piensa en tres cosas: “¿En verdad lo necesito?, ¿puedo pagarlo? y ¿existe otro destino mejor para ese dinero?”.

5.- Antes de empezar, revisa tus finanzas para ver si tienes margen para gastar y cuánto. Recuerda que la mayoría de las promociones son a meses sin intereses y el tema importante es conocer la capacidad de pago dentro de tu flujo mensual.

Por ejemplo, es un articulo que vale 10 mil pesos y uno dice… “sí puedo, porque son 833 pesos a 12 meses”; el riesgo es dejar de ver todos los demás compromisos que estás haciendo y cuando menos acuerdas te sobregiras en forma grave. Irónicamente, terminas endeudándote con tarjetas para completar.

6.- El Buen Fin inició en 2011 y debemos de reconocer que tiene sus limitaciones, pues los descuentos no son tan grandes como las que se hacen en Estados Unidos con el Black Friday. La versión en México va más al terreno de otorgar mayor plazo para el pago.

Una recomendación es  buscar a través de las plataformas digitales los precios en varios lugares y tener una referencia para saber si en realidad está barato o se trata de una trampa con valores inflados para después bajarlos.

Me llamó la atención el comentario en redes sociales de un defensor del nuevo gobierno, refiriéndose a los críticos como “economistas de cafetería”. El caso es que los resultados ya no son teóricos, sino tan reales que afectan a ricos y pobres; por eso, independiente de las preferencias políticas es prudente contar con un plan para las finanzas personales si llegamos a resentir una recesión.

Hasta ahora hemos tenido crecimiento en la producción, aunque insuficiente para ofrecerle trabajo formal a todos los que ingresan al mercado laboral. En días pasados se dieron a conocer las cifras al tercer trimestre de 2018 en donde el PIB avanzó a una tasa de 2.7 por ciento anual. Para darnos una idea; tendría que incrementarse a un ritmo mayor al 4 por ciento para empezar a revertir la problemática del desempleo.

Se equivoca quien diga que no podemos estar peor. En este momento la previsión es de menor crecimiento; sin embargo, parece cocinarse una tormenta perfecta con la falta de confianza generada a los inversionistas por el efecto de la cancelación del aeropuerto; la corriente proteccionista a nivel internacional y el cambio de reglas con el tratado de libre comercio.

En el contexto doméstico, en nada ayuda la mayor inflación y el alza de las tasas de interés que encarecen el crédito y limitan los proyectos productivos.

Es cierto, el crecimiento económico es insuficiente, con ganadores y perdedores, mientras que técnicamente entraríamos a una recesión al registrarse una caída en la producción total en al menos dos trimestres consecutivos y una gran diferencia es que el impacto negativo se presenta en todos los sectores.

Tal vez sintamos lejanas de nosotros las cifras de PIB, pero se dejan ver en forma real a través del estancamiento salarial; pérdida de empleos en el entorno familiar; baja de ventas en el negocio; elevación de la inseguridad; volatilidad de las inversiones, etc.

Eventos como la suspensión de la construcción del aeropuerto hacen esperar que será un arranque de gobierno complicado en cuanto a actividad económica se refiere y muy poco podemos influir en el ámbito macroeconómico.

Lo que si es factible hacer es tomar las previsiones para enfrentarla en el terreno de las finanzas personales. Si no sucede y resulta que empezó a darse una mejoría sustancial tendremos un basamento para otros metas.

El primer reto es ponernos en orden en los gastos; reducir el nivel de endeudamiento y ser precavidos con las decisiones. Debemos cuidar la fuente de trabajo y tener en el radar la posibilidad de perderlo y armar un plan “B” si esto acontece.

Hay que entrar a detalle en estos aspectos; dejaré el tema para futuras entregas.

Lunes, 05 Noviembre 2018 23:47

¿Qué tanto me miento sobre mis finanzas?

Cuando el dinero es escaso el problema es avasallante, domina todo y es difícil escapar de la realidad; sin embargo, al haber recursos suficientes y “sobra” algo, existe el riesgo de autoengañarnos y cometer errores graves con nuestras finanzas personales.

Es importante tener madures para ser capaces de corregir el rumbo y construir un patrimonio que de estabilidad en el tiempo y así evitar sorpresas que nos metan en angustias.

1.- “Yo sí ahorro”. Al obtener un ingreso superior a los gastos, hay un resultado como remanente que en forma automática se guarda, pero deja de responder a un objetivo en particular y la pregunta es si es lo adecuado para cumplir tus metas familiares.

El ahorro no debe ser un sobrante y aunque tengas cubiertas las contingencias cotidianas, es prioritario contar con una salvaguarda para las necesidades de mediano y largo plazo como sería la compra de un auto, una vivienda o ir haciendo un patrimonio para la jubilación.

2.- “Gasto poco”. El adquirir bienes y servicios es relativo al depender del nivel socioeconómico en el cual se ubique la persona. Sería conveniente revisar por medio de un presupuesto en qué se te va el dinero porque podrías encontrarte con áreas de oportunidad, que sin bajar tu satisfacción logres un mayor remanente.

En los casos en donde el dinero “sobra” es también fundamental hacer un presupuesto para saber si estamos dilapidando. Tener cuidado con los “gastos hormiga” o el uso inadecuado de servicios y productos; por ejemplo, el consumo de luz, gas, telefonía o suscripciones sin sentido.

3.- “Gano muy bien”. Esta percepción puede estar sesgada al no haber apremio; la duda es si es alto en función del mercado, de tal manera que estés desperdiciando el “momento de oro” profesional y sea prudente averiguar en cuánto se están cotizando quienes tienen tu especialidad.

Esto te sacará de tu zona de confort pero te genera la oportunidad de una superación económica, ante la posibilidad de un mayor ingreso.

4.- “Estoy preparado para las contingencias”. Siempre hay que analizar las coberturas de seguros, porque las cantidades o las especificaciones podrían dejar de corresponder a los requerimientos actuales.

5.- “El negocio va de maravilla”. El hecho de tener utilidades es insuficiente; debemos verificar la viabilidad de largo plazo. Las tendencias comerciales están cambiando tan rápido con la tecnología y la comunicación que es imprescindible hacer los cambios a tiempo para que no te saquen del mercado.

Es común el autoengaño y voltear a otro lado para evitar “sufrir” de los problemas de dinero; es fácil achacar las culpas al entorno y dejar de valorar lo que podemos hacer previo a que se convierta en una tragedia. Las consecuencias llegan a ser tan graves que van más allá de las finanzas.

Tammy Lally pone el dedo en la llaga en una plática en TED.COM; ella es coach financiera certificada y autora del libro Money Detox y por eso cuando su hermano le pidió prestado, aceptó hacerlo, no sin antes hablar con él y su esposa sobre lo que estaban haciendo mal con la administración de su casa. Para su pena y gran dolor, su hermano se suicido al poco tiempo.

 Ella reflexiona “¿Por qué pasó esto? Mi hermano estuvo atrapado en el ciclo de vergüenza monetaria de nuestra familia y no era el único en esta situación. Las tasas de suicidio en adultos de entre 40 y 64 años han aumentado un 40 por ciento desde 1999. La pérdida de empleo, la bancarrota y las ejecuciones hipotecarias fueron responsables de casi el 40 por ciento de las muertes, y 7 de cada 10 suicidios corresponden a hombres blancos de mediana edad”

Lally asegura que con este tipo de dificultades el comportamiento se aleja de ser racional y lógico, para convertirse en algo autodestructivo. En un sociedad competitiva, el quebranto económico tiende a ser asociado con el rechazo social y existe un estereotipo equivocado de alguien tonto, flojo o psicológicamente enfermo con el manejo del dinero, cuando en la mayoría de los casos es un tema de capacitación y conocer los efectos de las acciones.

En lugar de aislarse y dejar de pensar, es imprescindible enfrentar las dificultades y una posibilidad es conversar con las personas cercanas, trascendiendo el tabú del dinero. Ella dice que debemos ser  sinceros cuando tengamos problemas, como si fuera una catarsis y perdonarnos para empezar a tomar acción y resolver.

Al final, se trata de una revalorización y desechar la idea preconcebida de que la holgura económica nos hará más felices. Un primer paso es reflexionar cuál es nuestra relación con el dinero y darle una justa dimensión, en donde las finanzas son un instrumento para alcanzar metas y sueños, pero están lejos de ser un fin en si mismo.

Recordemos el dicho que reza: “no hay mal que dure cien años, ni quien lo aguante”; los problemas financieros tienen solución, es cuestión de reconocerlo y actuar en consecuencia.

Published in Nosotros
Lunes, 22 Octubre 2018 22:09

¿Riesgos del sistema de retiro?

Cuando abordo el tópico de las pensiones y la importancia de aportar al sistema de retiro, sobre todo para los jóvenes, surgen comentarios de la falta de confianza en que esos recursos alcancen a soportar su vejez e incluso hablan del posible mal uso que les pueden dar y quedarse sin nada al final del camino laboral.

En ese caso, la Consar entra por primera vez al tema de los riesgos y los pondera en términos de ocurrencia e impacto. Demos un repaso a este concepto, empezando por los que dicha institución considera con mayor probabilidad y de consecuencias graves.

Insisten en que la insuficiencia de las pensiones es lo preocupante, pues al momento de que los trabajadores queden insatisfechos al dejar de cubrir sus necesidades básicas redundaría en la desconfianza del sistema.

De hecho, en un documento dado a conocer también la semana pasada, señalan como sugerencia elevar la aportación, dependiendo del nivel salarial hasta llegar a 5.85 por ciento, en lugar del 1.125 actual. Para quienes tienen muy bajos ingresos, plantean fortalecer el subsidio con el fin de atraerlos a la formalidad. Según este organismo, permitiría aumentar el monto obtenido en la vejez.

Otro riesgo es que la estrategia de inversión de una o más Afores no esté “alineada” con su responsabilidad fiduiciaria y repercuta en las ganancias del fondo. En pocas palabras que olviden hacer bien la chamba de administrar sus Siefores. En este sentido, sería fundamental la vigilancia por parte de las autoridades y de los mismos trabajadores para cambiarse si observan incumplimiento en el rendimiento neto esperado.

Un aspecto que vislumbran como de alta ocurrencia es una cobertura limitada al no incorporar a un porcentaje suficiente de personas por la estructura del mercado laboral, sobre todo por la informalidad.

Por el contrario, ven como improbable riesgos tales como que las decisiones políticas desvíen a las afores de la visión de largo plazo; o que las instituciones tengan problemas de liquidez

que les impidan cumplir sus compromisos; o una mal manejo de los recursos de la cuenta individual.

Difícilmente, quienes desconfían en el sistema de retiro lo dejen de hacer, pero lo que sí es una realidad es la urgencia de elevar las aportaciones para buscar una mayor pensión cuando llegue el momento.

Esto se agrava considerando a los que no cotizan por ser independientes y los trabajadores de la economía informal. Peor si carecen de una estrategia para compensar esta falta de previsión. ¿serán los pobres del futuro?

Published in Retiro

Un porcentaje muy bajo de los mexicanos cuenta con seguros de vida y gastos médicos mayores, en parte por el ingreso, pero también por desconocer la importancia de contar con un plan de contingencia para enfrentar acontecimientos desafortunados. Más aún, es frecuente olvidar revisar con cierta periodicidad el portafolio de coberturas para saber si está en el nivel adecuado.

1.- Un concepto básico en la decisión es la edad y el contexto en el cual se desenvuelva; la adquisición de un seguro de vida dependerá del grado de responsabilidad familiar y del status socioeconómico, mientras que uno de gastos médicos siempre es valioso.

Un ejemplo claro son los que van dirigidos a complementar el retiro; por lo regular son contratados entre los 40 y 50 años; al darse cuenta la persona que es necesario generar un ahorro para tal fin. El escolar, también se da en un momento preciso y es cuando los niños son pequeños.

2.- Al avanzar en el desarrollo profesional es factible obtener una mejor posición económica y es bueno alinear los seguros con ello. Esto implica analizar los montos, porque de suceder algún evento se deseará que estén de acuerdo con el nivel de vida.

3.- La planeación debe de contemplar los cambios en el status de trabajo. Con frecuencia, una prestación es dotar al empleado de un seguro de gastos médicos mayores o dan la facilidad de comprarlo en el grupo para que salga barato. Sin embargo, el riesgo es que cuando ya no preste sus servicios se cancele y por la edad deje de ser asegurable o las enfermedades sufridas se excluyan del nuevo contrato.

Es importante preguntar a la compañía si existe la opción de cambiar la póliza de grupo a individual al momento de una eventual separación; de otra manera habría de valorarse adquirir un seguro complementario o al menos saber que esto podría pasar.

4.- La revisión no siempre es hacia el aumento de la cobertura, sino que también puede hacerse para cortar compromisos. Con una edad avanzada se presentan dos efectos; por una parte el seguro de gastos médicos mayores sube tanto que puede convertirse en impagable, en función de la situación financiera de las personas y además las responsabilidades familiares tienden a reducirse porque los hijos se independizan.

Los puntos descritos son una generalización y cada caso es distinto; la moraleja es ir más allá de olvidar en el cajón la póliza y confirmar si la mezcla de coberturas es la correcta.

Published in Seguros
Lunes, 08 Octubre 2018 22:57

¿Qué tan rentable es la felicidad?

¿Estás harto de tu trabajo?, ¿Te sientes estancado y te falta dinero?, tal vez sea porque no eres feliz. Sí, parece que el razonamiento está al revés; pero se trata de un clásico dilema de qué es primero, ¿el huevo o la gallina?

El enfoque usual es que la felicidad llega cuando cumplimos las metas y hay prosperidad. Está presente una perspectiva un tanto egoísta, porque queremos que el entorno nos ayude a obtener satisfacción y con regularidad le echamos la culpa a la empresa, al gobierno a la familia, etc.

Tan sencillo como entrar a ver los comentarios en las redes sociales, y darnos cuenta de que un gran porcentaje de ellos son pesimistas, con insultos y descalificaciones.

Existe una corriente en el manejo de los negocios con un enfoque de que empleados felices hacen en forma eficiente su trabajo, son productivos y atienden mejor a sus clientes internos y externos. Esto explica en buena medida cómo compañías de vanguardia cuidan muy bien a quienes laboran con ellos y ponen salas de descanso o de juego, gimnasio, comedor, etc.

Esto podría ser aplicable a las finanzas personales porque los que son felices tienden a ser creativos  e innovadores, lo cual lleva a mayores ingresos y avances en la vida laboral. Como ya lo he mencionado en este espacio; no todo es saberse administrar con el gasto, también debemos procurar las percepciones.

En este sentido, habría de cuestionarnos cómo nos atendemos a nosotros mismos

En este canal, me permito recomendar un libro que busca condensar en ocho “rutas” las fórmulas efectivas; su nombre es “Felicidad en el trayecto” de Nicole Fuentes K.  de editorial Urano. Plantea que no se trata de alcanzar la felicidad al final de un camino, sino “una compañera que deseamos tener continuamente a nuestro lado”

Corrobora que estar en ese estado de satisfacción “nos da ventajas para jugar en la vida”. Entre otras cosas, incrementa la inteligencia cognitiva y emocional; incluso el sistema inmunológico sube el nivel de resistencia.

En el terreno laboral asegura que los trabajadores faltan menos, aumentan la productividad, venden más, lo cual conduce a ser promovidos y elevar sus ganancias; en pocas palabras, dice, “te conviene”

Un mensaje importante es que “la felicidad es una destreza que podemos desarrollar cuando tomamos las decisiones de hacernos responsables de nuestro propio bienestar”

Así que hagamos la prueba… busquemos estar felices y si el dinero no llega pronto, al menos tomaremos las dificultades con un mejor estado de ánimo.

Miércoles, 03 Octubre 2018 23:07

¿Y a mi qué con el Banco de México?

Los medios de comunicación le han dado un cobertura amplia a la propuesta de Jonathan Heath como subgobernador del Banco de México y aunque parezca extraño tiene una enorme trascendencia para el futuro de nuestras finanzas personales.

Como banco central tiene la conducción de la política monetaria para mantener la inflación controlada y ello incide en forma directa sobre las tasas de interés. Además, junto con la Secretaría de Hacienda, determina la estrategia de intervención en el mercado cambiario. Es decir, es una pieza clave en la estabilidad del país. El hecho de que sea autónomo garantiza que se libra de la influencia del poder ejecutivo.

En este momento tiene como principal objetivo sostener el avance de los precios en una meta puntual de 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen. En la medida en que la tendencia sea a la alza, se induce una astringencia monetaria, acompañada con elevaciones en las tasas de interés. Es lo que ha estado sucediendo de manera reciente.

El aumento en el costo del dinero no es popular porque es un desincentivo al crecimiento económico; por eso, la importancia de su autonomía pues un gobierno podría provocar una crisis si buscara una mejoría disparando el gasto público sin medida y con un banco central que solape esta visión.

El temor con López Obrador es la imposición de un enfoque populista que nos suma en una espiral inflacionaria y el Banco de México es de los pocos contrapesos, dado que el ahora partido oficial tiene el control de la cámara de diputados y de senadores. Sin embargo, durante la nueva administración propondrá a tres de los cinco subgobernadores miembros de la junta y además le tocará el relevo del actual gobernador.

Por eso, la llegada de Jonathan Heath al Banco de México es relevante  al marcar una señal de hacia dónde se estará moviendo.

En este sentido el mercado, los principales organismos e inclusive los críticos, han visto con buenos ojos esta decisión, dado que se trata de un hombre relacionado con la academia, con el análisis económico y el sector financiero. Sus posturas han sido serias y apegadas a la teoría liberal.

El otro aspecto del cual debemos de estar pendientes, porque luego hay diputados trasnochados argumentando lo contrario, es que siga siendo constitucional el objetivo básico de abatir la inflación y que no se imponga el llamado “mandato dual”, pues las funciones de la institución cambiarían radicalmente al estar también vinculadas con el crecimiento y sería la invitación a abrir la puerta de un proceso de incremento de los precios.

Miércoles, 19 Septiembre 2018 23:18

Mis finanzas y la economía con López Obrador

Sin duda, la evolución económica nacional afecta nuestras finanzas y las políticas del nuevo gobierno tendrán una influencia decisiva en dicha variable, aunque ya se justificó López Obrador de los posibles malos resultados, diciendo que le dejan al país en bancarrota.

Debemos evitar el sobredimensionar el efecto positivo o negativo que puedan llegar a tener las estrategias de la próxima administración federal.

Dejemos de ser un país de caudillos, pensando que la solución de los problemas históricos depende de un sólo hombre. En un mandato de seis años es imposible realizar todos los cambios necesarios para alcanzar un mejoría sustancial en el bienestar. Considero que una aspiración legítima sería poner las bases, mas los resultados, si son positivos, se irán viendo al paso del tiempo.

De facto, la pobreza es un fenómeno multifactorial, pues tiene sus orígenes en la cultura, la educación, la infraestructura, las condiciones geográficas, la política, entre otros factores. Se suponía que con insertar a México en la globalización se aprovecharía para reducir al número de personas viviendo en la miseria, pero esto no ha sucedido a pesar de que somos una de las naciones con más tratados comerciales.

Ni en las economías centralmente planificadas se pueden determinar las cosas por decreto y el mercado define, para bien o para mal, muchas de las consecuencias. El hecho es que dependemos del crecimiento que hasta ahora ha sido mediocre y los resultados de la nueva administración estará atada a la disposición de la iniciativa privada y al acontecer internacional.

Se ha comprobado que el asistencialismo es un simple mejoral para un cáncer social como la pobreza. Sólo sirve para la foto del político, pero no destraba las causas estructurales que la sostienen.

El punto principal es establecer una estrategia de impulso regional con un avance económico agresivo, pues se requiere crecer a tasas superiores al 4 por ciento en la producción para darle la vuelta al desempleo y a la informalidad, en tanto lo hemos hecho alrededor del 2 por ciento en promedio.

Nada más cierta la frase de José Ortega y Gasset “Yo soy yo y mis circunstancias”…. Independiente de las acciones del gobierno de López Obrador, es importante tener una visión proactiva sobre nuestro futuro financiero, de tal manera que estemos pendientes de las oportunidades y de los riesgos en el camino, porque es inútil repartir culpas o esperar algo que nunca sucederá.

Cuando alguien me dice que no le regala su dinero a los seguros o prefiere vivir con intensidad el hoy sin importar el futuro; se me asemeja a un trapecista sin red de protección, haciendo las piruetas más arriesgadas.

Por muy experto y hábil, siempre habrá la posibilidad de que algo salga mal y dependiendo del nivel de la previsión los efectos serían desastrosos.

1.- Fuera de cualquier creencia religiosa o experiencia espiritual, se le denomina “actos de Dios” al acontecer de la naturaleza que trasciende el control humano, como serían terremotos, huracanes o relámpagos.

De hecho, en los contratos se suele introducir una cláusula al respecto para solventar esa posibilidad. Basta recordar los temblores de la Ciudad de México o las inundaciones en diferentes partes de la república, para entender la consecuencias de no contar con un seguro de vivienda y de vida.

2.- En economía hay un concepto básico llamado “externalidad” que pude ser positiva o negativa. Se refiere a los costos o beneficios provocados por actividades realizadas por terceros, como sería la ubicación de un gran centro comercial enfrente de nuestra casa que conduciría a un aumento o reducción del valor de la propiedad, dependiendo de las circunstancias del caso. Así, el patrimonio construido con mucho esmero podría ser dañado seriamente.

En este cajón habría de incluirse los “choques externos” que son las consecuencias de crisis de otros países, que por la elevada integración mueven los mercados y llegarían a causar la pérdida de un trabajo.

3.- Se encuentran también situaciones de actos de violencia, como la invasión a Irak que trastocó al mercado de hidrocarburos; el ataque terroristas a las torres gemelas que sumió a la economía mundial en un impase prologado; o, muy de cerca, la ola de inseguridad en México, la cual a provocando un perjuicio en todos los aspectos de la vida cotidiana.

Nassim Nicholas Taleb lo expresa en forma clara en su libro “El Cisne Negro: El Impacto de lo Altamente Improbable”, refiriéndose a los eventos que están alejados de las expectativas, pero que al suceder nos pegan de manera significativa. Después lo racionalizamos y hasta le damos una explicación: sin embargo, de momento está fuera del radar.

En este sentido, es importante en las finanzas personales tener contemplado que a lo largo de nuestra vida tendremos afectaciones inesperadas; cisnes negros que se cruzarán en el camino. Entre mejor preparados estemos para enfrentarlos serán menores las consecuencias en el patrimonio y el logro de metas.

Página 1 de 3