Administrator

Administrator

Miércoles, 14 Noviembre 2018 23:33

¿Locos por las compras? Cuidado, llega el Buen Fin

Mañana arranca otra edición del Buen Fin y será un problema serio para quienes hacen compras compulsivas, porque además de las ofertas, el ambiente se carga de euforia por la próxima temporada navideña. En estos días ahórrate algunos pesos, siempre y cuando evites caer en la tentación de gastar por arriba de lo prudente. Te comparto ideas.

1.- Lleva freno de mano y si vas a ir de shopping, hazte acompañar de una persona que te cuestione. Hay quienes, como parte de su personalidad, les disgusta gastar; puede ser tu pareja o algún amigo. Aunque te incomode, esto permitirá que resuelvas bajo un matiz analítico.

2.- No salgas a cazar ofertas, ten una concepción clara de lo que buscas y sólo ubícate en ello. Si vas a comprar regalos navideños has un presupuesto en función de tu capacidad económica.

3.- Dura cuatro días y una posibilidad es usar el primero para explorar y luego decidir qué compraras. Esto ayuda a enfriar el componente emocional.

4.- Una manera de hacer a un lado la compulsión por adquirir algo es tener diferentes puntos de referencia. Detente por un momento y  piensa en tres cosas: “¿En verdad lo necesito?, ¿puedo pagarlo? y ¿existe otro destino mejor para ese dinero?”.

5.- Antes de empezar, revisa tus finanzas para ver si tienes margen para gastar y cuánto. Recuerda que la mayoría de las promociones son a meses sin intereses y el tema importante es conocer la capacidad de pago dentro de tu flujo mensual.

Por ejemplo, es un articulo que vale 10 mil pesos y uno dice… “sí puedo, porque son 833 pesos a 12 meses”; el riesgo es dejar de ver todos los demás compromisos que estás haciendo y cuando menos acuerdas te sobregiras en forma grave. Irónicamente, terminas endeudándote con tarjetas para completar.

6.- El Buen Fin inició en 2011 y debemos de reconocer que tiene sus limitaciones, pues los descuentos no son tan grandes como las que se hacen en Estados Unidos con el Black Friday. La versión en México va más al terreno de otorgar mayor plazo para el pago.

Una recomendación es  buscar a través de las plataformas digitales los precios en varios lugares y tener una referencia para saber si en realidad está barato o se trata de una trampa con valores inflados para después bajarlos.

Buena lección deja la iniciativa para bajar las comisiones de sistema bancario y cómo salimos afectados todos los mexicanos por este tipo de posturas. Una opinión generalizada es que deben de ser revisadas y ajustadas, pero el problema es la forma y el trasfondo de lo ocurrido.

Los bancos, como empresa con fin de lucro buscarán retribución por sus servicios; sin embargo, se ha dado un abuso sobre las comisiones y ha fallado la regulación del Estado. Hay un exceso de factores por los cuales cobran; algunos de ellos sin sentido, porque deberían ser parte de la atención a sus clientes, tan es así que son mayores en México de lo solicitado en otros países en donde tienen presencia.

Por desgracias, la forma fue equivocada; ahora Morena se ha convertido en el partido en el poder y después de la manera unilateral con la que se cocinó lo de la cancelación del aeropuerto cualquier iniciativa pone a los mercados de cabeza, pues no necesariamente surgirá de una discusión seria y constructiva.

Existe un falta de coordinación entre el futuro ejecutivo y el legislativo, provocando un gran nerviosismo. Se está prefiriendo el posicionamiento político sobre el bienestar de la población.

Ya lo he comentado en este espacio, además de las medidas económicas, es importante la forma en que se aplican y comunican. El caso de las comisiones es un buen ejemplo; en un momento amenazan con quitarlas y en otro están diciendo que no habrá modificaciones y como resultado, el caos.

Independiente del abuso de las comisiones, hay efectos colaterales a evitar, porque a nadie conviene un sistema financiero quebrado. Le pega a la economía y al final a todos quienes participamos en ella.

Cuando hablo del impacto en las finanzas personales, a este tipo de situaciones me refiero. Un día la bolsa se desploma por un anuncio y en unas horas sube por otras declaraciones; ¿tienen un mejor ejemplo de “tobogán” bursátil? ¿Cómo pensar en algo patrimonial con tales movimientos?

Si los capitales nacionales y extranjeros tiene suspicacias sobre las reglas del juego, estos eventos limitan la inversión y la generación de empleos.

En el terreno personal, estemos atentos a como termina el tema de las comisiones, pero también en cómo se desenvuelven las políticas económicas del nuevo gobierno que aun no inicia y ya nos afecta en el bolsillo.

Me llamó la atención el comentario en redes sociales de un defensor del nuevo gobierno, refiriéndose a los críticos como “economistas de cafetería”. El caso es que los resultados ya no son teóricos, sino tan reales que afectan a ricos y pobres; por eso, independiente de las preferencias políticas es prudente contar con un plan para las finanzas personales si llegamos a resentir una recesión.

Hasta ahora hemos tenido crecimiento en la producción, aunque insuficiente para ofrecerle trabajo formal a todos los que ingresan al mercado laboral. En días pasados se dieron a conocer las cifras al tercer trimestre de 2018 en donde el PIB avanzó a una tasa de 2.7 por ciento anual. Para darnos una idea; tendría que incrementarse a un ritmo mayor al 4 por ciento para empezar a revertir la problemática del desempleo.

Se equivoca quien diga que no podemos estar peor. En este momento la previsión es de menor crecimiento; sin embargo, parece cocinarse una tormenta perfecta con la falta de confianza generada a los inversionistas por el efecto de la cancelación del aeropuerto; la corriente proteccionista a nivel internacional y el cambio de reglas con el tratado de libre comercio.

En el contexto doméstico, en nada ayuda la mayor inflación y el alza de las tasas de interés que encarecen el crédito y limitan los proyectos productivos.

Es cierto, el crecimiento económico es insuficiente, con ganadores y perdedores, mientras que técnicamente entraríamos a una recesión al registrarse una caída en la producción total en al menos dos trimestres consecutivos y una gran diferencia es que el impacto negativo se presenta en todos los sectores.

Tal vez sintamos lejanas de nosotros las cifras de PIB, pero se dejan ver en forma real a través del estancamiento salarial; pérdida de empleos en el entorno familiar; baja de ventas en el negocio; elevación de la inseguridad; volatilidad de las inversiones, etc.

Eventos como la suspensión de la construcción del aeropuerto hacen esperar que será un arranque de gobierno complicado en cuanto a actividad económica se refiere y muy poco podemos influir en el ámbito macroeconómico.

Lo que si es factible hacer es tomar las previsiones para enfrentarla en el terreno de las finanzas personales. Si no sucede y resulta que empezó a darse una mejoría sustancial tendremos un basamento para otros metas.

El primer reto es ponernos en orden en los gastos; reducir el nivel de endeudamiento y ser precavidos con las decisiones. Debemos cuidar la fuente de trabajo y tener en el radar la posibilidad de perderlo y armar un plan “B” si esto acontece.

Hay que entrar a detalle en estos aspectos; dejaré el tema para futuras entregas.

Lunes, 05 Noviembre 2018 23:47

¿Qué tanto me miento sobre mis finanzas?

Cuando el dinero es escaso el problema es avasallante, domina todo y es difícil escapar de la realidad; sin embargo, al haber recursos suficientes y “sobra” algo, existe el riesgo de autoengañarnos y cometer errores graves con nuestras finanzas personales.

Es importante tener madures para ser capaces de corregir el rumbo y construir un patrimonio que de estabilidad en el tiempo y así evitar sorpresas que nos metan en angustias.

1.- “Yo sí ahorro”. Al obtener un ingreso superior a los gastos, hay un resultado como remanente que en forma automática se guarda, pero deja de responder a un objetivo en particular y la pregunta es si es lo adecuado para cumplir tus metas familiares.

El ahorro no debe ser un sobrante y aunque tengas cubiertas las contingencias cotidianas, es prioritario contar con una salvaguarda para las necesidades de mediano y largo plazo como sería la compra de un auto, una vivienda o ir haciendo un patrimonio para la jubilación.

2.- “Gasto poco”. El adquirir bienes y servicios es relativo al depender del nivel socioeconómico en el cual se ubique la persona. Sería conveniente revisar por medio de un presupuesto en qué se te va el dinero porque podrías encontrarte con áreas de oportunidad, que sin bajar tu satisfacción logres un mayor remanente.

En los casos en donde el dinero “sobra” es también fundamental hacer un presupuesto para saber si estamos dilapidando. Tener cuidado con los “gastos hormiga” o el uso inadecuado de servicios y productos; por ejemplo, el consumo de luz, gas, telefonía o suscripciones sin sentido.

3.- “Gano muy bien”. Esta percepción puede estar sesgada al no haber apremio; la duda es si es alto en función del mercado, de tal manera que estés desperdiciando el “momento de oro” profesional y sea prudente averiguar en cuánto se están cotizando quienes tienen tu especialidad.

Esto te sacará de tu zona de confort pero te genera la oportunidad de una superación económica, ante la posibilidad de un mayor ingreso.

4.- “Estoy preparado para las contingencias”. Siempre hay que analizar las coberturas de seguros, porque las cantidades o las especificaciones podrían dejar de corresponder a los requerimientos actuales.

5.- “El negocio va de maravilla”. El hecho de tener utilidades es insuficiente; debemos verificar la viabilidad de largo plazo. Las tendencias comerciales están cambiando tan rápido con la tecnología y la comunicación que es imprescindible hacer los cambios a tiempo para que no te saquen del mercado.

Se habla de la afectación a la oligarquía con la cancelación del aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco, pero los damnificados también son todos los mexicanos al golpear directamente en la economía familiar, más lo que podría venir.

La percepción tiende a convertirse en realidad; los mercados se mueven en función de las expectativas, al buscar adelantarse a los acontecimientos. En este sentido, el mensaje enviado fue a todas luces desalentador. La consulta, desde una perspectiva técnica estuvo sesgada y fue usada para justificar una decisión ya tomada.

La respuesta no se hizo esperar y pasó lo que sabemos: cayó la bolsa de valores; aumento la cotización del dólar; la calificación de la deuda mexicana baja y existe una afectación a los tenedores de los bonos que respaldaban el financiamiento del proyecto. Esto, además del impacto directo en los capitales involucrados.

Las consecuencias se dan en cadena, pues hay presión sobre los precios por el efecto del tipo de cambio y obliga al Banco de México a inducir tasas de interés altas, con la finalidad de contener la inflación. Por su parte, la iniciativa privada asegura que la decisión inhibe la inversión en un entorno de por si deprimido.

El problema es que no sólo daña a los grandes capitales sino también a los pequeños negocios y reduce el nivel de empleabilidad.

El costo monetario de la resolución afectará a la población, desde el momento en que el gobierno tiene menos recursos para los proyectos prioritarios.

Peor, el banco de inversión UBS advierte de la posibilidad de que la figura del referéndum público sea aprobado como una forma constitucional válida para extender el mandato presidencial en seis años. Con esa lógica, estaríamos a expensas de las ocurrencias del gobernante.

Aunque se dice que las Afores no sufrirán ajustes por los bonos que soportan una parte del financiamiento del aeropuerto de Texcoco, todavía está en veremos. En efecto, el porcentaje es muy bajo en relación a toda su cartera, pero nuevamente, el golpe de mayor trascendencia es en las expectativas y la confianza.

Si en este espacio he sugerido hacer aportaciones adicionales para el retiro a través de las Afores, ahora debemos ser suspicaces.

Más allá de las preferencias políticas, la forma en que fue manejada la cancelación de las obras del aeropuerto generan una tremenda incertidumbre sobre cómo se llevaran a cabo las decisiones económicas durante el próximo sexenio, que aun no empieza.

En este marco, es imposible hacer pronósticos y sólo queda estar a la espera de cómo se vayan dando las noticias.

Es común el autoengaño y voltear a otro lado para evitar “sufrir” de los problemas de dinero; es fácil achacar las culpas al entorno y dejar de valorar lo que podemos hacer previo a que se convierta en una tragedia. Las consecuencias llegan a ser tan graves que van más allá de las finanzas.

Tammy Lally pone el dedo en la llaga en una plática en TED.COM; ella es coach financiera certificada y autora del libro Money Detox y por eso cuando su hermano le pidió prestado, aceptó hacerlo, no sin antes hablar con él y su esposa sobre lo que estaban haciendo mal con la administración de su casa. Para su pena y gran dolor, su hermano se suicido al poco tiempo.

 Ella reflexiona “¿Por qué pasó esto? Mi hermano estuvo atrapado en el ciclo de vergüenza monetaria de nuestra familia y no era el único en esta situación. Las tasas de suicidio en adultos de entre 40 y 64 años han aumentado un 40 por ciento desde 1999. La pérdida de empleo, la bancarrota y las ejecuciones hipotecarias fueron responsables de casi el 40 por ciento de las muertes, y 7 de cada 10 suicidios corresponden a hombres blancos de mediana edad”

Lally asegura que con este tipo de dificultades el comportamiento se aleja de ser racional y lógico, para convertirse en algo autodestructivo. En un sociedad competitiva, el quebranto económico tiende a ser asociado con el rechazo social y existe un estereotipo equivocado de alguien tonto, flojo o psicológicamente enfermo con el manejo del dinero, cuando en la mayoría de los casos es un tema de capacitación y conocer los efectos de las acciones.

En lugar de aislarse y dejar de pensar, es imprescindible enfrentar las dificultades y una posibilidad es conversar con las personas cercanas, trascendiendo el tabú del dinero. Ella dice que debemos ser  sinceros cuando tengamos problemas, como si fuera una catarsis y perdonarnos para empezar a tomar acción y resolver.

Al final, se trata de una revalorización y desechar la idea preconcebida de que la holgura económica nos hará más felices. Un primer paso es reflexionar cuál es nuestra relación con el dinero y darle una justa dimensión, en donde las finanzas son un instrumento para alcanzar metas y sueños, pero están lejos de ser un fin en si mismo.

Recordemos el dicho que reza: “no hay mal que dure cien años, ni quien lo aguante”; los problemas financieros tienen solución, es cuestión de reconocerlo y actuar en consecuencia.

Miércoles, 24 Octubre 2018 23:37

¿Ta vas a endeudar? Piénsalo dos veces

Poco duró el gusto de que las tasas de interés se situaran en el nivel más bajo de la historia. Con una inflación por encima de la meta establecida se ha recurrido a un control monetario, además de que la Fed en Estados Unidos ha elevando su tasa de referencia, imponiendo un presión adicional para que en México sigan esta misma tendencia. ¿Cómo le pega a nuestras finanzas?

Los Cetes a 28 días en enero de 2015 bajaron a 2.67 por ciento en promedio durante el mes, hoy se encuentran en 7.72 por ciento, con la expectativa de que continúen aumentando en el futuro próximo.

Pongamos un ejemplo de un crédito hipotecario, con una tasa de interés fija de 12 por ciento anual. Si pides dos millones para un departamento a 20 años,  el pago deberá ascender aproximadamente a 22 mil pesos. Al terminar habrás erogado en total 5 millones 390 mil, más lo que diste de enganche. Para esta deuda el banco te solicitará un ingreso de alrededor de 60 mil pesos para la pareja.

Aunque se observa una cantidad considerable a pagar en el lapso de tiempo señalado, habría de evaluarse qué tanto la propiedad subirá de valor, porque si se hace una buena compra es probable que la operación llegue a tener rentabilidad por la elevación de la plusvalía, en función del caso en particular.

En relación a un auto financiado es muy diferente; además de que el costo del préstamo será mayor  y el plazo mucho menor, perderá valor al paso de los años, de tal manera que en los primeros tres se estaría perdiendo hasta el 50 por ciento de lo destinado. El cuestionamiento aquí es si vale la pena y se tiene la holgura económica para hacerlo.

El peor negocio del mundo es deber en las tarjetas de crédito y contar con dinero para liquidarlas, ya que en la mejor de las situaciones, la tasa se encuentra en alrededor del 25 por ciento anual y podría ser superior al 60 por ciento, dependiendo del banco y del historial con la institución.

En contrapartida, es posible conseguir un premio al ahorro bancario cercano al 9 por ciento; sin embargo, te pregunto: ¿cuánto calculas que aumentaron tus  gastos en el transcurso de un año? Si es más de este número, resulta que el rendimiento no alcanza a compensar el alza de tu costo de vida.

En pocas palabras con el nivel de tasas de interés hay un gran disuasivo para sostener un endeudamiento

Lunes, 22 Octubre 2018 22:09

¿Riesgos del sistema de retiro?

Cuando abordo el tópico de las pensiones y la importancia de aportar al sistema de retiro, sobre todo para los jóvenes, surgen comentarios de la falta de confianza en que esos recursos alcancen a soportar su vejez e incluso hablan del posible mal uso que les pueden dar y quedarse sin nada al final del camino laboral.

En ese caso, la Consar entra por primera vez al tema de los riesgos y los pondera en términos de ocurrencia e impacto. Demos un repaso a este concepto, empezando por los que dicha institución considera con mayor probabilidad y de consecuencias graves.

Insisten en que la insuficiencia de las pensiones es lo preocupante, pues al momento de que los trabajadores queden insatisfechos al dejar de cubrir sus necesidades básicas redundaría en la desconfianza del sistema.

De hecho, en un documento dado a conocer también la semana pasada, señalan como sugerencia elevar la aportación, dependiendo del nivel salarial hasta llegar a 5.85 por ciento, en lugar del 1.125 actual. Para quienes tienen muy bajos ingresos, plantean fortalecer el subsidio con el fin de atraerlos a la formalidad. Según este organismo, permitiría aumentar el monto obtenido en la vejez.

Otro riesgo es que la estrategia de inversión de una o más Afores no esté “alineada” con su responsabilidad fiduiciaria y repercuta en las ganancias del fondo. En pocas palabras que olviden hacer bien la chamba de administrar sus Siefores. En este sentido, sería fundamental la vigilancia por parte de las autoridades y de los mismos trabajadores para cambiarse si observan incumplimiento en el rendimiento neto esperado.

Un aspecto que vislumbran como de alta ocurrencia es una cobertura limitada al no incorporar a un porcentaje suficiente de personas por la estructura del mercado laboral, sobre todo por la informalidad.

Por el contrario, ven como improbable riesgos tales como que las decisiones políticas desvíen a las afores de la visión de largo plazo; o que las instituciones tengan problemas de liquidez que les impidan cumplir sus compromisos; o una mal manejo de los recursos de la cuenta individual.

Difícilmente, quienes desconfían en el sistema de retiro lo dejen de hacer, pero lo que sí es una realidad es la urgencia de elevar las aportaciones para buscar una mayor pensión cuando llegue el momento.

Esto se agrava considerando a los que no cotizan por ser independientes y los trabajadores de la economía informal. Peor si carecen de una estrategia para compensar esta falta de previsión. ¿serán los pobres del futuro?

En la entrega anterior iniciamos con los cuestionamientos comunes sobre el mercado accionario, te invito a que las revises y te animes a incorporar esta opción a tus finanzas personales.

8.- ¿A qué se refieren con portafolio balanceado? Es aplicar el concepto de diversificación, pues es inconveniente poner “todos los huevos en la misma canasta”; la idea es comprar diferente tipos de títulos, evitando la correlación entre ellos, para que el riesgo se reduzca.

9.- ¿Todos pierden al caer la bolsa? La actividad en este mercado se mide con el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) que es un índice promedio ponderado, de tal manera que no necesariamente bajaría la acción si el IPC tiene una contracción. Además, existen opciones en donde ganas cuando el precio es menor como son las ventas en corto; sólo con cuidado porque incurres en un riesgo elevado.

10.- ¿Cómo participar sin intermediarios? Siempre habrá una institución que le de cause a la solicitud, pero algunas te ofrecen herramientas en línea y tú mismo colocas el requerimientos, sin interactuar con un asesor.

11.- ¿Me pueden estafar? Se han dado casos de fraude en donde el más sonado es el de  Bernard Madoff en Estados Unidos, y en México también a sucedido. Son situaciones poco frecuentes y la recomendación es revisar con periodicidad el saldo en el estado de cuenta oficial, además de diversificar tus recursos.

12.- ¿Es la mejor inversión? No existe el concepto de “la mejor inversión”, depende del perfil del tomador de decisión. En el largo plazo a probado ser una de las de mayor rendimiento y hay quienes se han vuelto ricos; sin embargo, otros han perdido altas cantidades de dinero al dirigirlo a esquemas de riesgo muy alto. La sugerencia es entrar en forma paulatina y midiendo las consecuencias.

13.- ¿Qué son los fondos de inversión? Es una buena alternativa cuando no se quiere estar tan atareado decidiendo qué comprar o vender. Son sociedades con activos financieros; los de renta fija solo contienen deuda y los de renta variable tienen también instrumentos del mercado bursátil como acciones. El menú es extenso y hay posibilidad para cualquier tipo de perfil de persona, desde los tradicionales, hasta los arriesgados.

14.- ¿Sólo puedo adquirir títulos de México? Es posible invertir en más de 800 empresas y 800 ETF´s de todo el mundo a través del Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC). La oferta es basta.

¿Tienes más dudas? Compártelas en Twitter y Facebook: @finanzasparami

He tenido la oportunidad de participar en transmisiones de Facebook Live con El Financiero y con frecuencia me hacen preguntas vinculadas con el mercado accionario, les comparto algunas respuestas breves que espero sean de utilidad para entenderlo mejor.

1.- ¿De qué se trata? Es comprar títulos de propiedad de una empresa, por lo cual te conviertes en “dueño” en una parte proporcional, aunque sea pequeña. Las ganancias son obtenidas a través del pago de dividendos y/o del aumento del valor del precio de la acción.

2.- ¿Cuánto dinero necesito? Desde cien pesos por medio de una institución online. Cada casa de bolsa tiene sus requisitos de saldo mínimo; sin embargo, entre mayor sea la cantidad, podrás tener la opción de armar un portafolio con más títulos.

3.- ¿Puedo perder todo? Depende de las alternativas elegidas; existen algunas apalancadas o no hay un límite a la pérdida; empero, si destinas el recurso a compañías reconocidas, es muy difícil que te quedes sin dinero ante una caída. Como quiera, te sugiero dirigir sólo una parte de tu patrimonio, para evitar  la inestabilidad financiera.

4.- ¿Cuánto debo conocer? Podrías no saber nada y poner las decisiones en manos de los administradores de un fondo de inversión. En contrapartida, es recomendable entender lo más posible su funcionamiento e identificar los riesgos incurridos. Si tú quieres escoger que acciones adquirir, vender y el momento apropiado de hacerlo, lo mejor es capacitarte para ello.

5.- ¿Cuánto le tengo que dedicar? Si eres un inversionista patrimonial con un horizonte largo de tiempo, pueden ser revisiones ocasionales, pero si piensas en resoluciones de corto plazo requerirás supervisar su evolución durante el día.

6.- ¿Cómo me capacito? A través de cursos ofrecidos por la BMV o por universidades. También hay opciones usando el Internet en sitios como Coursera o Udemy. Incluso, con videos de Youtube que te ilustren el funcionamiento de ciertos instrumentos, siempre y cuando valides al emisor.

7.- ¿A qué edad conviene? Siendo mayor a 18 años puedes participar sin problema. Si eres joven y deseas formar una inversión patrimonial, tienes tiempo para recuperarte si se presentan ajustes a la baja. Para quienes se encuentran cerca de la jubilación es preferible que el monto dispuesto para esta alternativa sea moderado.

En la próxima entrega continuamos con las preguntas frecuentes.

Página 1 de 33