¿Excusas para invertir? Véncelas

¿Excusas para invertir? Véncelas Featured

La inversión es uno de los conceptos de mayor relevancia de las finanzas personales, porque implica obtener un rendimiento por encima del proceso inflacionario y literalmente que el dinero trabaje para nosotros, aumentando el patrimonio y la seguridad de largo plazo; sin embargo, hay excusas que impiden hacerlo.

1.- “No tengo recursos”. Si bien es un limitante obvio, tenemos opciones en donde se necesitan cantidades reducidas de dinero como es la participación en fondos de inversión; a través de CetesDirecto o en mecanismos digitales que permiten operar en la bolsa con montos bajos.

2.- “Soy adverso al riesgo”. En efecto, esta es una variable que siempre estará presente en las inversiones, pero bien es posible minimizar al máximo con un portafolio equilibrado, con una visión de largo plazo o con opciones en donde perder es poco probable como sería el mercado de deuda de gobierno o de empresas muy reconocidas.

3.- “Desconozco cómo empezar”. Es una excusa fácil de vencer, pues estamos en medio de una revolución de conocimiento y tecnología; hay una infinidad de cursos y blogs sobre temas de finanzas personales y de funcionamiento de los mercados.

3.- “Desconfío de las instituciones financieras”. Ya existe el mecanismo para prescindir de ellas haciendo algunas operaciones directamente con herramientas digitales. Claro, requiere preparación e información para llevarlo a cabo en forma adecuada.

4.- “Estoy joven, lo haré después”. Esta probado como la bolsa de valores registran ganancias históricas sobre otras alternativas y esto funciona mucho mejor para quienes tienen menos edad, porque pueden recuperarse de descalabros y cuentan con un horizonte de largo plazo. Es decir, es deseable empezar antes de ser viejo.

5.- “Prefiero gastar”. Otra manera de verlo es construir riqueza para utilizarla. Esto significa que la inversión es un consumo futuro que se disfrutará.

6.- “¿Para qué más dinero?, gano lo suficiente”. Un concepto primordial es generar recursos para los tiempos de “vacas flacas”. Una inversión rentable da una sensación de seguridad en lo personal y en lo familiar.

7.- “Soy rico, no lo necesito”. Sin darse cuenta ya tienes inversiones, tal vez en un negocio o propiedades. Una forma de diversificar la riqueza es a través de esquemas financieros. Este proceso es muy útil para dejar un patrimonio como herencia y capacitar a la familia para que entienda este tipo de alternativas.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

 

000
Read 150 times
Rate this item
(0 votes)