Prepárate para emprender en la tercera edad

Prepárate para emprender en la tercera edad Featured

“A los 66 años, con 40 de experiencia, me convertí en emprendedor por primera vez” compartió Paul Tasner en TED.com, con una plática que con seguridad puede inspirar a muchos jubilados que hoy están deprimidos porque carecen de recursos, el mercado laboral los desvalora y no saben qué hacer en casa.

Si bien hay quienes el retiro les sienta de maravilla al haber generado un buen patrimonio y parte de su visión del futuro era viajar y cuidar a los nietos, hay otros que les es traumático enfrentar esa etapa. Resulta complicado sentar en un sillón a alguien que por más de 40 años se levantó temprano a trabajar; la frustración acelera las enfermedades y la posibilidad de una muerte prematura.

La experiencia importa, según Tasner los emprendedores mayores tienen una tasa de éxito del 70 por ciento, mientras que los jóvenes caen a un 28% de efectividad.

En contrapartida, en México sería difícil que alguien de 60 años tenga el apoyo para financiar una empresa innovadora si carece de las garantías para tomar un crédito. En este sentido, sería muy útil la combinación de Millennials con personas mayores para formar compañías con la experiencia de operación y con el empuje de los jóvenes. Hacer este tipo de equipos redundaría en una probabilidad alta de obtener la rentabilidad deseada.

La vida no termina con el retiro, sino que empieza una etapa productiva diferente en donde es conveniente prepararse para que sea igual de gratificadora a la anterior. Sobre todo porque si sumamos al pago de la pensión; el rendimiento de las inversiones y el ingreso de actividades económicas, dará como resultado una tranquilidad financiera.

Los millennials están obligados a reflexionar sobre esto, pues serán mayoría de viejos y tendrán una pensión baja, con una esperanza de vida elevada en relación a la actual. En su ciclo habrán de contemplar laborar o emprender a edades superiores de los 65.

Para ello hay que estar preparado; sabemos que lanzar un negocio es una decisión con riesgo y más aun cuando se tiene un patrimonio limitado. El fracaso en esas condiciones puede ser desastroso porque ya no se cuenta con mucho tiempo para recuperarse, por eso se debe hacer la planeación con pies de plomo y estar muy seguros del éxito de la compañía. Insisto, la asociación entre jóvenes y viejos para la innovación da una mezcla que vale la pena probar.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

000
Read 23 times
Rate this item
(0 votes)