Crédito

Crédito (27)

Latest News

Cuidado con los malos créditos y las malas instituciones

Miércoles, 24 Enero 2018 23:06 Written by

Sin lugar a duda, somos responsables de las decisiones sobre la conducción de nuestras finanzas personales; Sin embargo, los bancos deberían tener un código de ética que ayude a sus clientes a manejar mejor su dinero o cuando menos, no inducirlos a equivocarse.

Con regularidad invitan al consumismo y al sobreendeudamiento, sin advertir los riesgos. Para muchos, esta facilidad de adquirir cualquier tentación a llevado al quebranto.

El bombardeo es a través de la publicidad en los medios de comunicación, redes sociales, llamadas telefónicas, folletos por correo y “consejos” de ejecutivos bancarios. Sugieren elevar el límite de la tarjeta; aprovechar el crédito de nómina o personal; o tomar ofertas de meses sin intereses, entre otras cosas. En pocas palabras, a salirse del su presupuesto y vivir apalancados a la eternidad con ellos.

Literal, debería haber un mensaje que dijera: “este producto puede ser nocivo para tu salud financiera”.

Ya hemos mencionado en este espacio que el crédito es un instrumento valioso para impulsar el crecimiento personal, siempre que el destino sea para construir una infraestructura que nos de en el largo plazo una mayor posibilidad de bienestar, como podría ser la salud, la educación o la vivienda.

La complicación es que luego se utiliza como estilo de vida, adquiriendo todo el tiempo préstamos, porque entraron a un círculo vicioso en el cual son incapaces de liquidar con los ingresos cotidianos. Aún así, las instituciones siguen ofreciendo la deuda ¿hasta cuando?, Hasta que el cliente ya no puede pagar, entonces les deja de interesar y lo pasan al área jurídica, en donde son tratados como bandidos, cuando fueron ellos quienes indujeron al comportamiento, sin ningún tipo de advertencia.

Una de las tretas es presentar la información de los créditos en forma de “pagos cómodos” y hablar del monto, relegando a un segundo plano el costo, cuando ahí esta representado el verdadero problema de tomarlo.

Entiendo que la lógica sea promover la generación de negocios para ellos, pero habría de obligarse a todas las instituciones a balancear este bombardeo con educación financiera y explicar las consecuencias de tales decisiones.

Mientras eso no suceda, somos nosotros mismos quienes debemos establecer un límite al apalancamiento y poner en tela de juicio “las ofertas y oportunidades”, que según el sistema nos propone, porque podríamos arrepentirnos al tiempo

Twitter y Facebook: @finanzasparami

¿Cómo decidir se te endeudas en el 2018?

Miércoles, 13 Diciembre 2017 22:49 Written by

Ya hemos hablado en este espacio de la relevancia de analizar el crédito en función de su utilidad, dado que tiene un costo el apalancarse. En ese sentido, es probable que tengas la necesidad de pedir prestado y estás indeciso de tu viabilidad financiera. Veamos algunos puntos básicos para ayudarte a tomar la decisión: flujo, saldo y perspectiva del futuro.

1.- El aspecto inicial a considerar es la capacidad de flujo; es decir, qué tanto puedes pagar mensualmente. La forma de medirlo es a través de un presupuesto anual para determinar el destino del gasto y cuál es el remanente. Recordemos que las deudas son un “desahorro”.

Por ejemplo, si el desembolso fuera de 10 mil pesos, la pregunta es de dónde saldrán. El análisis debe ser de todo el año porque hay meses con mayores requerimientos y podrías presentar un fuerte desbalance al no identificarlo previamente.

Este sería un buen momento para decidir ajustes en tus gastos si quieres adquirir el crédito.

2.- Otro elemento a verificar es la salud estructural y eso lo cuantificas haciendo un cálculo de tu valor neto. Por una parte, suma todas las posesiones como serían bienes muebles e inmuebles a precio de mercado, así como también la cantidad de dinero en cuentas bancarias o diversas inversiones financieras. Esos serían tus activos.

Ahora suma los compromisos ya contraídos; tarjetas, hipotecas, deudas personales, etc. Si tus pasivos son mayores que tus activos, es recomendable que primero corrijas dicha situación.

Al tener margen de maniobra, el cuestionamiento es cómo quedaría este balance si contraes el endeudamiento y de ahí saber su conveniencia. ¿Te sientes cómodo con ello?

3.- Como el crédito será un cargo que recaerá en los flujos futuros, es fundamental que también verifiques cuál es tu perspectiva de ingresos en términos de estabilidad laboral de quienes están aportando. Además, identifica cualquier gasto que sea inminente para otros años, como serían, por ejemplo, la entrada de los hijos a la universidad o el cambio de auto. En este caso, dependerá del horizonte de pago, porque puede ser un responsabilidad de un año o de 20.

De seguro existen más factores a considerar, en función del bien que comprarás, pero financieramente estos tres elementos te darán luz sobre si tienes la capacidad para tomar este nuevo compromiso.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

¿Quieres vivir como gringo? Tiene sus riesgos

Miércoles, 29 Noviembre 2017 23:51 Written by

Nuestros vecinos del norte son un punto de referencia en cuanto a nivel de vida; cuentan con una clase media fortalecida, con un alto estándar de compra y una economía basada en el consumismo. Este deseo a llevado a muchos mexicanos a migrar, pero no solo para huir de la pobreza, sino también para aspirar a un mayor bienestar. Sin embargo, el modelo tiene sus bemoles que vale la pena apuntar.

Hay una tendencia al endeudamiento, adelantando el consumo. En general, quien tiene un trabajo estable puede obtener una amplia línea de crédito a tasas bajas, lo que permite adquirir una vivienda, auto y enseres domésticos. Cuando los hijos llegan a la universidad también acceden a préstamos para culminar sus estudios.

Mientras exista una plaza bien remunerada todo funciona a la perfección, porque a la hora de requerir otros productos es factible toma de nuevo el endeudamiento.

Al final de la vida productiva, se tiene un monto que fue ahorrado por medio del fondo de pensiones, además de que ya con una casa totalmente liquidada se puede complementar el ingreso con una reverse mortgage; es decir, una hipoteca a la inversa.

En lugar de realizar erogaciones mensuales al banco, la institución financiera entrega recursos al cliente. El prestatario no está obligado a pagar hasta que la casa se vende o fallece, de tal forma que los herederos habrán de deshacerse de la vivienda para enfrentar el adeudo y quedarse con el remanente, si lo hay.

Si te das cuenta, un norteamericano promedio vive endeudado y termina de estarlo hasta su muerte.

Quedó evidenciada la fragilidad de este modelo con la crisis financiera de 2008, cuando la recesión provocó una alza del desempleo y los créditos no pudieron ser pagados. Hoy, por ejemplo, un gran número de jóvenes en Estados Unidos tienen dificultades para hacer frente a sus pasivos.

Para México es claro que este esquema es inoperante, precisamente porque el mercado laboral ha sido inestable y las tasas de interés, si bien mostraron en el pasado una tendencia a la baja, se han dado periodos de elevaciones repentinas, situación que desembocó en la crisis de 1995 con los deudores.

La moraleja es sencilla, tengamos cuidado con esa idea generalizada de que es bueno vivir del crédito. En nuestro país es muy peligroso y debemos mejor confiar en el poder del ahorro, porque de otra manera es fácil caer en la insolvencia.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Navidad a meses sin intereses ¿te conviene?, pros y contras

Miércoles, 15 Noviembre 2017 23:15 Written by

El pago a meses sin intereses se ha convertido en la reina de las promociones y hay una razón para ello. Según Richard Thaler, Premio Nobel de Economía, las personas prefieren diferir sus cuentas a obtener un descuento, aun cuando este último sea alto. Hagamos un análisis al respecto.

De entrada, el efecto psicológico facilita la transacción, pues al dividir el monto entre el número de meses, se percibe como menos gravoso. Mentalmente se queda un precio bajo. Por ejemplo, al comprar una televisión de 16 mil 200 pesos a 18 meses, el cerebro registra 900 y uno dice… “si puedo pagarlo”.

Vamos a suponer por un momento que la pantalla como quiera se iba a adquirir, independientemente de la promoción, entonces tendríamos que verlo desde dos ópticas.

1.- Si la pensabas comprar de contado, podrías depositar esa cantidad en el banco que a las tasas de interés máximas del sistema financiero (8 por ciento) implicaría que el beneficio, en el mejor de los casos, fuera de sólo 5.5 por ciento.

2.- En cambio, si tenías planeado utilizar una tarjeta de crédito y considerando los niveles promedio actuales, habría un ahorro por no pagar intereses de alrededor de 23.8 por ciento.

Es obvio que si la mencionada “oferta” es ficticia; es decir, elevaron el precio para luego ponerla a meses sin intereses, el beneficio podría ser nulo. Por eso es importante verificar primero

El problema radica en que pocas personas elaboran presupuestos y dejan de contabilizar el pago fijo al cual se están comprometiendo y si esto lo multiplicamos por todas las compras navideñas llega a ser abrumador.

Con el plástico a la mano y difiriendo los pagos, es fácil hacer adquisiciones para uno mismo, los regalos, las necesidades de casa, etc.

De esta manera, los 900 pesos mensuales que poníamos de ejemplo en un principio, se podrían transformar en $3,600 o más. Esto desnivela el flujo, provoca un menor ahorro o te inclina a cubrir el déficit con crédito al consumo, a tasas muy altas. Y como se dice: “salió peor el remedio que la enfermedad”

En conclusión, si lo ibas a liquidar de contado, los meses sin intereses es una descuento mínimo y mejor valdría la pena buscar la opción más barata.

Si lo pensabas sacar a crédito, representa un ahorro significativo, pero ten cuidado con tu disposición de efectivo.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Popular News

En la entrega anterior reflexionaba sobre la conveniencia de tomar…
Supongamos que alguien soltero desea un Loft con valor de…
Sin lugar a duda, somos responsables de las decisiones sobre…
Ya hemos hablado en este espacio de la relevancia de…

¿Agobiado por las deudas? Corrige el rumbo Alberto Tovar

Miércoles, 12 Julio 2017 21:47 Written by

Sin lugar a duda, cuando uno habla de los grandes problemas de las finanzas personales el que destaca es el exceso de endeudamiento, porque provoca el peor de los mundos; le pega al consumo presente, al ahorro y, por tanto, a la viabilidad del patrimonio futuro.

Apuntemos acciones concretas para resolverlo.

1.- El primer paso es elaborar una estrategia de flujo de efectivo. Ello conduce a cortar los gastos superfluos y restringir al máximo los cotidianos. También, habrá de procurarse por elevar los ingresos con actividades complementarias o cambiando de trabajo. Esto último hay que hacerlo en forma cuidadosa para evitar correr el riesgo de perder la fuente de sustento.

2.- En segunda instancia, revisar los activos y pagar las cuentas con lo que se tiene. Esto lleva a estar corto de liquidez y vender bienes inmuebles para sufragar los pasivos contraídos. En la medida que se salga de esta posición apremiante será factible reponerse con el tiempo.

3.- Acercarse a los acreedores y buscar un refinanciamiento a tasas menores y plazos largos; sin embargo, es frecuente que sea complicado por la política interna de la institución, pero hay que intentarlo en la etapa inicial.

Irónicamente, los bancos están más dispuestos cuando la cuenta ya se encuentra en el área jurídica.

4.- Contratar un préstamo personal con mejores condiciones para liquidar el saldo. Incluso, conseguir a un amigo o familiar que pudiera apoyar otorgándole un rédito arriba de la que le paga el banco en alguna inversión; de esa manera ambos salen ganando.

5.- Involucrar a la familia directa, porque cooperarán en la reducción de los gastos; tal vez puedan generar ingresos; y, sobre todo, comprensión en un momento de corrección que significa sacrificio.

6.- Evitar caer con agiotistas que cobran intereses desproporcionados y garantías exageradas. Lo único que provocan es dificultar más la situación.

7.- Cuidado con las reparadoras de crédito que ofrecen quitas de deuda. Son entidades no reguladas por las autoridades financieras y se han presentado casos de fraude. Además, nosotros mismos podríamos llevar a cabo lo que ellas hacen: Negociar con el banco y ahorrar.

Con un poco de creatividad, puede haber una combinación de las opciones anteriores para salir del atolladero. La peor alternativa es dejar que todo siga igual, permitiendo que el problema se desborde al grado de la bancarrota.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

¿Sabes cómo te afecta la elevación de las tasas de interés?

Lunes, 26 Junio 2017 22:37 Written by

El entorno financiero para la administración del patrimonio familiar se complica con la tendencia a la alza en las tasas de interés que se ve refrendada con la reciente elevación por parte del Banco de México en la tasa objetivo interbancaria.

En enero de 2015 los réditos llegaron a su nivel más bajo histórico ofreciendo los Cetes a 28 días 2.43 por ciento; hoy se sitúa en 6.87 por ciento y es de esperarse que siga subiendo.

La razón básica es que el aumento de los precios al Consumidor pasó de 2.13 por ciento anual en diciembre de 2015 a 6.16 por ciento en mayo de este año. Y detrás de una política monetaria de control inflacionario siempre estará el alza en las tasas de interés.

¿En términos pragmáticos, qué pasa con las decisiones personales? Veamos algunos puntos relevantes.

1.- Ahorro. El rendimiento de las cuentas bancarias es mayor; sin embargo, estará en función de la institución financiera, los montos y los plazos del depósito; es muy probable que los réditos estén por debajo de la inflación y significa una “pérdida” del poder adquisitivo del dinero. Habría que hacer una buena selección del banco o optar por comprar Cetes a través de algún fondo o en Cetesdirecto.com

2.- Inversión: Hay que ser precavido con toda las alternativas, porque el incremento de tasas de interés por lo regular afecta en forma negativa a las compañías que cotizan en bolsa; ya sea por la caída de la demanda o por su apalancamiento.

3.- Tipo de cambio. Aunque existen otros factores que influyen en su desenvolvimiento, el premio a los valores nacionales tiende a la atracción de capital foráneo y lleva a una revaluación de la moneda, quitándole presión al dólar. Este mercado es demasiado volátil y susceptible a las expectativas que se mueven de manera abrupta.

4.- Mercado laboral. La elevación de las tasas de interés provoca un menor crecimiento y, por tanto, un impacto en la cantidad de plazas de trabajo. Empero, dependerá del sector en el cuál se opere, pues las consecuencias no son necesariamente generalizadas. Ello implica hacer una análisis en dónde se podrían tener mejores oportunidades de encontrar y sostener el empleo.

5.- Endeudamiento. Es obvio el encarecimiento del crédito, por lo que es un momento inapropiado para adquirirlo y en la medida en que se tenga una tasa variable (como es el caso de las tarjetas) es preferible eliminarlo por completo buscando una reestructuración del mismo.

Debemos mantener la prudencia en la toma de decisiones de finanzas personales y estudiar bien el efecto en nuestro patrimonio.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Sí te puedes financiar ¿pero para qué?

Miércoles, 21 Junio 2017 23:06 Written by

Ahora, con la incertidumbre internacional, es fácil caer en pánico por recordar historias de terror en relación a los préstamos. Existe una premisa básica “el crédito no es una forma de vida, pero sí es parte de nuestras vidas”. Al usarlo sin control se convierte en una pesada lápida y si lo administramos de manera adecuada, es un poderoso apoyo para alcanzar bienestar.

Si pensamos en las empresas, es imposible concebir que su éxito se base sólo en el capital propio; por lo regular ocupan créditos en sus proyectos de inversión. Así mismo, en las finanzas personales, es conveniente en áreas de oportunidad que permitan avanzar, como sería la compra de una casa, los estudios universitarios, capacitarse o emprender un negocio.

Otra razón obvia son las contingencias que sobrepasaron nuestras previsiones, como una enfermedad o un accidente; sin embargo, esperaríamos que esto fuera lo menos posible y, en todo caso, utilizar un fondo de ahorro para tales circunstancias.

Es decir, la decisión de un crédito debe tomarse bajo la óptica de la rentabilidad. Hay que situar en un lado de la balanza el costo y el flujo mensual, con el fin de evaluarlo en función de los beneficios.

Una máxima es: “nunca endeudarse en gasto corriente, pues equivale a estar consumiendo lo del día con un compromiso de pago futuro”. Esta tendencia es peligrosa y es ahí en donde radica el riesgo de las tarjetas de crédito, que al cubrir el mínimo y seguir cargando, terminan siendo una verdadera calamidad.

Por otra parte, el peor de los negocios es tener una deuda y dinero en el banco al mismo tiempo, pues el pedir prestado será más caro que cualquier inversión en dichas instituciones.

Vale la pena analizar la necesidad del crédito y, si se adquiere, liquidarlo lo antes posible, siempre quedando protegido contra los imprevistos y con base en tu propia planeación financiera.

El punto esencial es apalancarse si carecemos de recursos y el objetivo es generar valor o salir de un apuro coyuntural. El tomar financiamiento como forma de vida es insostenible.

Incluso, si el costo es muy bajo o nulo, como son las ventas a meses sin intereses, la gran pregunta es si se puede cubrir el compromiso de pago.

Olvídate del poder de tu firma. El crédito es un excelente mecanismo para crecer y aumentar el bienestar, siempre y cuando se utilice con prudencia y productividad.

Twitter y facebook: @finanzasparami

¿Qué preguntarte antes de tomar un crédito?

Lunes, 30 Enero 2017 23:00 Written by

Hay quienes se endeudan en forma sistemática e incluso piensan que es la manera “normal” de conducir sus finanzas personales. Por supuesto, esta actitud es un grave error que puede llevar a una crisis patrimonial. Es necesario cuestionarse aspectos básicos para una resolución.

Lo anterior es de especial relevancia por las circunstancias que pasa el país y los menores márgenes de maniobra que regularmente se tienen en el ámbito familiar.

Si estás en esa disyuntiva, hazte las siguientes preguntas:

1.- ¿lo requieres? Habría de medirse dos elementos; por un lado si lo que vas a adquirir es de la importancia suficiente para tomar un compromiso o puedes esperar a tener el recurso.

En segunda instancia, valorar si es preferible utilizar parte de tu patrimonio para ello, pues el financiamiento siempre tendrá una costo superior a la ganancia de las inversiones tradicionales.

2.- ¿Te financias en corto o largo plazo? En estricto rigor deberías evitar apalancarte en lo cotidiano, porque implicaría que estás quebrado y dejar ese tipo de opciones para un mayor lapso. Sin embargo, es válido utilizar las tarjetas en las transacciones diarias, cuando se pague el saldo total a la fecha de corte.

3.- ¿En qué otros gastos incurrirás? Hay erogaciones marginales que llegan a ser importantes, como la investigación, seguros obligatorios, avalúos, liberaciones de hipotecas, comisiones o compras adicionales. Por ejemplo, los muebles para una casa o la tenencia de un vehículo.

4.- ¿Lo puedes pagar? Revisar el presupuesto y verificar el flujo de efectivo para saber si tendrás solvencia, sobre todo si es una deuda de largo plazo. En caso de que estén involucrados los sueldos de la pareja, es esencial que ambos se sensibilicen del compromiso. En este mismo sentido, un punto a valorar es la estabilidad laboral.

5.- ¿Entiendes las cláusulas del crédito? Hay que leer con profundidad el contrato y conocer las características, como el nivel de tasas ofrecido, si es variable o fija, si existe penalización por pagar antes, ente otros detalles.

6.- ¿Es la mejor opción del mercado? Si la decisión está cerca de ser llevada a cabo, averiguar si las condiciones son buenas, comparadas con el resto de las instituciones. El punto central es la tasa de interés, pero habría que evaluarlo por completo para elegir la alternativa financiera óptima.

7.- Finalmente y de después de sopesar estas preguntas debes pensar por última vez cuál sería tu bienestar tomando el crédito o quedarte sin el, con la intención de no arrepentirte.

Twitter y Facebook: @finanzasparami