Lunes, 31 Octubre 2016 22:50

¿Cuál es la mejor inversión para mi?

Determinar cuál es “la mejor inversión” es uno de los cuestionamientos que con mayor frecuencia se hacen en las finanzas personales. La respuesta es más compleja de lo que parece y trasciende al mero rendimiento.

Ante el gran número de posibilidades para destinar el dinero, el método para alcanzar “la mejor inversión” es una combinación de “descarte y elección”; es decir, por un lado, eliminar las alternativas alejadas de nuestros requerimientos y, por el otro, investigar con profundidad las opciones que sí podemos ejercer.

Revisemos algunas preguntas a responder:

1.- ¿Quién soy yo? Las características personales como la edad, estado civil, estabilidad laboral, nivel de ingresos, riqueza, compromisos económicos, número de hijos, etc. dan un contexto invaluable. Esta información proporciona una idea de la vulnerabilidad y márgenes de acción.

2.- ¿Qué objetivos tengo? Son los deseos a lograr y son importantes porque es diferente la estrategia si buscas algo de corto plazo como podría ser la compra de un auto o piensa depositarlo para utilizarlo en la vejez

3.- ¿Cuál es el monto a destinar? Es una pregunta básica, pues derivado de la cantidad de dinero, es posible acceder a ciertas opciones y los alcances de rendimiento. Por ejemplo, si son 50 mil pesos es obvio que no se comprará un bien raíz.

4.- ¿Para cuándo lo necesito? Independiente a los niveles de efectivo, puede existir la intención de tenerlo líquido para usarlo en situaciones de emergencia o en un lapso determinado. En algunos casos, el tiempo de madurez de las inversiones es largo y debe ponderarse esta circunstancia.

5.-¿Qué riesgo soy capaz de enfrentar? El rendimiento esta relacionado directamente con este concepto y una premisa fundamental es conocer cuál es la percepción. Definir si somos muy cautelosos o estamos dispuestos a la aventura con tal de ganar más. Habrá de verificar también la “ecología” de la decisión, pues bien puedes afectar a personas cercanas a ti.

6.- ¿Poseo otras inversiones? Es diferente el capital depositado en una sola alternativa que el preferir una diversificación para minimizar riesgos. Es conveniente valorar el patrimonio como un todo.

7.- ¿Qué necesito saber o con quién me asesoro? Después de haber descartado las disyuntivas que no son viables para nuestro perfil de inversionista, pasamos al terreno del análisis para lo cual debemos acceder a la información disponible o acercarnos con algún experto en la materia.

Twitter y facebook: @finanzasparami

Published in Inversión

El pasado 29 de septiembre el Banco de México decidió subir a 4.75 por ciento el objetivo de su tasa de interés interbancaria a un día. Con esto, para nuestras finanzas personales, aumenta el costo del crédito y lo que el sistema ofrece en sus cuentas de ahorro e inversión. Veamos algunas otras consideraciones.

Los movimientos recientes demuestran dos elementos fundamentales en la evolución económica. La paridad refleja por lo regular el “nerviosismo” de los mercados, mientras la tasa de interés es el instrumento básico para controlar la inflación, por eso era de esperarse que ante la tendencia a la alza en los precios el instituto central hiciera el ajuste correspondiente.

Es previsible que los intereses sigan elevándose y su magnitud dependerá de tres factores principales: Los resultados en las elecciones de Estados Unidos y su repercusión en el dólar; el proceso de la inflación; y el incremento que pueda sufrir la tasa de referencia por parte de la FED.

Con la globalización, los flujos de capital se mueven en función de qué nación otorga la mejor tasa y en la medida en que el vecino del norte aumente la suya y existan riesgos cambiarios, habrá de situar rendimientos internos superiores, si queremos retener la inversión extranjera de cartera.

En términos de las finanzas personales, el primer impacto se da en el costo del crédito en los contratos nuevos y en los que se estipuló una tasa variable. Es un buen momento para recalcar la importancia de entrar a un esquema de interés fijo, sobre todo en pasivos de largo plazo como son los hipotecarios.

Recordemos que las tarjetas manejan tasas variables y crecerán en automático, por lo cual se hace más urgente disminuir el saldo de la deuda. La anterior es de especial relevancia tenerlo en mente porque estamos en la antesala del “Buen Fin” y el espíritu de compras navideñas.

En cuanto a la inversión, los bancos subirán sus réditos y podría haber opciones atractivas en instituciones pequeñas que ofrecen tasas mayores, con la ventaja de protección del IPAB. Bajo las actuales circunstancias, es factible encontrar una ganancia por arriba del incremento de los precios.

En la bolsa continuará la volatilidad y sufrirán las empresas que se encuentren apalancadas en moneda nacional por el aumento de su costo financiero. Hay que seguir teniendo cautela.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito
Miércoles, 17 Agosto 2016 22:13

Crowdfunding ¿buena opción?

Un término de moda es el llamado crowdfunding, que explicado en forma sencilla es el financiamiento masivo de pequeños inversionistas, a través de las plataformas digitales, permitiendo vincular directamente a oferentes y demandantes de recursos, reduciendo de manera sensible el margen de intermediación.

Su penetración aun es marginal, pero ha crecido tanto que ya está en la agenda de las autoridades controlarlo. Por supuesto, llama la atención de ahorradores y deudores; por eso es conveniente revisar algunas consideraciones básicas.

1.- Puedes participar con montos tan bajos como $500 y tener tasas de rendimiento muy superiores al mercado, con un alto riesgo.

2.- La pérdida está relacionada a que falta la regulación de las autoridades, se desconoce la solvencia financiera de quien solicita el crédito y, en consecuencia, puede no recuperarse la cantidad depositada sin poder reclamar. Incluso, es una figura que facilita el fraude.

3.- Es una salida para quienes necesitan dinero y están sin posibilidad de ser sujetos de crédito para la banca, porque no requieren empeñar o llegar con los usureros. Hay quien lo utiliza para reestructurar deudas caras y porque traen encima a los acreedores.

4.- Ha funcionado bien para proyectos que sería imposible sacar a través de la rigidez del sistema financiero tradicional. Por ejemplo, grabar una película sobre una especie en extinción de un cineasta joven. Sería un caso sin rentabilidad, apoyado con base en micro aportaciones. De hecho, ha tenido éxito en donaciones altruistas.

Al analizar cualquier opción de inversión hay dos elementos para decidir hacia dónde dirigir el recurso: la solvencia de la institución que trabaja como intermediaria y el objeto a financiar con el dinero depositado.

Para el crowdfunding, el respaldo institucional es débil o nulo; mientras que los proyectos son de riesgo; tanto, que evitaron los canales tradicionales.

Considero que es una buena alternativa para quien requiere montos bajos de crédito y fue imposible obtenerlos con los métodos usuales; sin embargo, implica un riesgo alto para quien desea invertir. Sería preferible ahorrar para reunir una cantidad mayor y entrar a un mercado regulado como es la Bolsa Mexicana de Valores, en donde se pueden obtener también ganancias significativas.

Si quieres participar, hazlo con montos que de perderse no te metan en problemas serios. Busca plataformas con experiencia y reconocidas en términos de sus propios usuarios.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito
Miércoles, 22 Junio 2016 22:07

Inclusión financiera ¿para bien o para mal?

La inclusión financiera se ha convertido en un objetivo primordial y debemos aceptar que hay avances significativos; sin embargo, esta todavía muy lejos del nivel óptimo, además del riesgo que implica un mayor acceso a los servicios con una alto desconocimiento de cómo funcionan.

Recientemente, el INEGI y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, publicaron la encuesta Nacional de Inclusión Financiera que arroja información valiosa para reflexionar sobre nuestra propia economía. Si quieres revisar los datos a detalle entra a http://www.cnbv.gob.mx/Inclusión/Paginas/Encuestas.aspx

El progreso se ve claramente, pues el número de personas adultas con al menos un instrumento pasó de 32 por ciento en 2012 a 44 por ciento en 2015. No obstante, desde otra perspectiva, ni siquiera la mitad de la población tiene acceso a este tipo de opciones, sabiendo de antemano que la mejora de las finanzas familiares está ligada a la posibilidad de interactuar con bancos y otras instituciones del ramo.

Si nos vamos a conceptos más específicos, nos queda esta misma sensación de avance insuficiente. La penetración del ahorro institucional se situó el año pasado en 44 por ciento; el crédito en 29 por ciento; los seguros en 25 por ciento y el retiro en 41 por ciento.

Un factor que a todas luces a generado esta alza en la inclusión es el pago de los salarios a través de tarjetas de débito que permiten “bancarizar” a las familias. Empero, esto contrasta con el incremento de la cartera vencida del rubro de crédito de nómina; es decir, el acceso está muy lejos de garantizar que las personas sepan utilizar las herramientas con prudencia.

Un dato preocupante son los 11 millones de exusuarios de servicios bancarios y la razón principal son los ingresos insuficientes, que también nos habla del aumento de la pobreza que se convierte en un circulo vicioso porque de nada sirven la nueva tecnología e infraestructura, si los mexicanos carece de dinero para utilizarlas.

Faltaría espacio para enumerar todos los ejemplos de falta de conocimiento del mercado, pero basta decir que la gran mayoría deja de comparar las opciones financieras para tomar decisiones o un 75 por ciento no sabe sobre la cobertura del IPAB en las cuentas bancarias, o el 63.4 por ciento lleva un registro mental de sus gastos, entre otras muchas características.

En el marco de la Política Nacional de Inclusión Financiera que se dio a conocer en días pasados es imprescindible poner énfasis en la educación, pues de otra manera podría ser contraproducente.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Toma de Decisiones

Hay una combinación devastadora para la administración personal pues hay quienes dejan todo para después; tienen desordenada su información; gastan en forma compulsiva y, por si fuera poco, no se miden con sus tarjetas de crédito. Bajo ese escenario, la crisis llegará en la medida en que el ingreso sea insuficiente para mantener el ritmo. Es imperativo detener ese comportamiento y para ello se requiere un cambio radical.

Según Enrique Rojas en su libro La Conquista de la Voluntad, esta última es tan relevante como la inteligencia. Es decir, en el ámbito de las finanzas familiares, de nada serviría conocer cómo se comportan los mercados o contar con buena información, si carecemos de la voluntad para hacer lo correcto con nuestro dinero.

Agrega Rojas , los dos ingredientes más importantes para poner la voluntad en marcha es la motivación y la ilusión. “La primera arrastra con su fuerza hacia el porvenir; la segunda es la alegría de llevar los argumentos de la existencia hasta el final.”

En términos financieros, el primer paso es tener claro el “porque” de hacer el esfuerzo. La motivación puede venir desde el simple hecho de dejar atrás los problemas de dinero o bien, buscar una mejor perspectiva para la familia en relación al estándar de vida. La ilusión es, en buena medida, imaginar el estado que se quiere alcanzar y “sentirlo” para convertir esa fuerza en mejoramiento de la administración personal.

La advertencia lógica es que la voluntad inicial vale poco si no hay constancia, pues de nada sirve hacerlo una sola vez. Es efectiva, siempre y cuando, incorporemos el esfuerzo a la cotidianidad y se convierta en parte nuestra, para que llegue a ser una costumbre.

A decir de Rojas, otro elemento para educar la voluntad, además de la motivación e ilusión es el orden que viene a ser el hacer las cosas en función de una estrategia preestablecida y ceñirse a ella.

Acciones, como revisar todos los meses los estados de cuenta, evaluar el presupuesto, verificar el rendimiento del ahorro, programar los gastos del próximo periodo o simplemente dialogar con la pareja sobre el nivel de erogaciones, son aspectos que deben hacerse permanentes.

Estudios han demostrado que los individuos que logran sobreponerse a los impulsos de disfrute inmediato, son quienes tienen mayor posibilidad de alcanzar riqueza patrimonial.

Pongamos a trabajar la voluntad.

Twitter y Facebook:@finanzasparami

Published in Toma de Decisiones
Jueves, 07 Enero 2016 15:48

¿Ganas más?… Evita que sea tu ruina

Como de seguro el 2016 será un año de oportunidades y habrá la posibilidad de ganar más dinero, cabe reflexionar que en ocasiones tener mayores ingresos conduce a la quiebra. El caso clásico es quien obtiene un premio importante de lotería y termina con problemas financieros ¿Cómo evitarlo?

La elevación del salario, por ejemplo, hace pensar con frecuencia que hay un aumento del nivel socio económico y se convierte en un “permiso” para gastar  más de lo usual. Irónicamente, es fácil deducir que se cuenta con una capacidad de pago superior y lleva a las personas a contraer deudas caras y excesivas.

La sugerencia en general es no caer en lo que llaman un “nuevo rico” y efectuar las erogaciones con moderación, con base en un presupuesto y darle al incremento del salario un uso más productivo.

Primero hay que corregir todo los “pecados” del pasado. Liquidar los créditos, sobre todo el de tarjetas. Realizar los pagos pendientes prioritarios, como mantenimiento de la casa o la adquisición de enseres domésticos ya obsoletos.

También es buen momento para conformar un fondo de contingencia. El ingreso extraordinario da la posibilidad de contar con un monto que evite descalabros posteriores si las cosas dejan de marchar bien.

Es difícil resistir la envestida del poder de compra, así que es recomendable generar una escases ficticia haciendo un ahorro forzoso inmediatamente después de la quincena o de recibir el ingreso correspondiente; un seguro o fondo ayuda a que sea una obligación. Buenas inversiones de ese “exceso de dinero” te ayudará a tener un alto grado de seguridad económica en un futuro.

Un cambio de estilo de vida no se construye de la noche a la mañana; habrá de estar seguros que el aumento de ingresos es permanente y se tiene un esquema de sustentabilidad como inversiones que le permitan mantenerlo.

Además, debemos pensar en la responsabilidad de largo plazo y hacer un fondo adicional para complementar un plan de retiro; nunca es temprano ni tarde para iniciarlo.

Incluso, si se trata de una elevación significativa de la riqueza, es conveniente tener un sentido de trascendencia con la familia y dejar un patrimonio que sirva a las siguientes generaciones.

Si después de tener bien balanceadas las finanzas personales puedes darte un lujo, ya no será con sentimiento de culpa.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Martes, 08 Diciembre 2015 14:41

¿Funcionarán los bonos del ahorro nacional?

Nada nuevo bajo el sol; la creatividad llevó a Bansefi a regresar a los orígenes de su fundación. En 2016 veremos el relanzamiento de un instrumento: los Bonos del Ahorro Nacional. Su efectividad para las finanzas personales dependerá de las características que vayan a ofrecer.

La mencionada institución busca promover la inclusión y el ahorro a través de un mecanismo que fue lanzado inicialmente en 1950 y desapareció porque no cumplió su misión ante la elevada volatilidad financiera. Pongamos en perspectiva esta nueva opción.

1.- Rendimiento. Un primer aspecto será la ganancia a quienes lo posean. En este momento, los réditos bancarios son tan bajos que son un disuasivo para que la gente prefiera dejar de consumir. Incluso, si se sitúan al nivel de cetes, sería insuficiente para promoverlos.

Al ser un instrumento de largo plazo sería posible ofrecer un premio mayor y que esto fuera un factor atractivo entre el público inversionista.

Incluso, para evitar minusvalías y ante el temor de que las tasas aumentaran, dejando atrás el valor de los bonos, una alternativa sería indizar la tasa a cetes o inflación.

2.- Liquidez. En la medida que sea sencillo el deshacerse de los bonos, ayudaría a darle tranquilidad a las personas en su adquisición, aún cuando hubiera algún tipo de penalización con la tasa ofrecida.

3.- Ventajas adicionales. De entrada, Bansefi ya plantea algunos elementos interesantes, facilitar el otorgamiento de créditos, tarjetas de débito y sorteos.

4.- Accesibilidad. Un factor que acercaría el instrumento a los fines del ahorro popular es que fuera fácil de adquirir, situación factible a través de las tiendas de conveniencia que han venido funcionando como sucursales bancarias en forma aceptable.

Por lo pronto, los montos para iniciar serán adecuados porque se habla de que empezarían desde 50 pesos.

5.- Simplificación. Dada la experiencia de CetesDirecto, que tiene un impacto limitado en el ahorro popular porque requiere ciertos conocimientos tecnológicos y financieros, es importante que esta “nueva” opción sea sencilla de operar.

6.- Comunicación. Es fundamental hacer llegar la información a la base de la pirámide es fundamental, en una forma que lo pueda comprender quien no tiene conocimientos financieros.

Esperemos que esta alternativa sea favorable y atractiva para el grueso de la población y estimular el ahorro popular que tanto se necesita.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Inversión
Martes, 10 Noviembre 2015 22:57

¿Listos para el bombardeo navideño?

Ya las tiendas están plagadas de adornos navideños y al ritmo de Jingle Bells incentivan el consumo. Con el Buen Fin cerca, habrá una gran variedad de opciones a meses sin intereses y “ofertas” irresistibles; pero cuidado, si perdemos el control puede ser el presagio de una pesada cuesta de enero.

Sin llegar a ser un “Grinch”, es conveniente poner un límite y tener dos elementos de soporte. Por una parte, hacer un presupuesto de los gastos de fin de año y, por la otra, establecer compromisos con uno mismo para olvidarnos de sufrir el desbalance financiero. Aquí comparto algunas ideas, que bien pueden ser sumadas a las que el amable lector ya tenga contempladas.

1.- El aguinaldo es parte del sueldo y hay que evitar disponerlo por completo en navidad. Habrá de buscar otras alternativas más productivas para su uso, incluso pagar deudas o elevar la inversión patrimonial.

2.- En el mismo sentido del punto anterior, hacer una lista de requerimientos urgentes e importantes que requieran atención económica. Con ello, se pone un contrapeso a las decisiones intempestivas al establecer un costo asociado. Aquí, entran conceptos que debemos de erogar en enero, como el pago de predial, tenencia, colegiaturas, etc.

3.- Poner la meta de cero deudas.  Es un buen propósito de control, porque eso obliga a que todo lo adquirido en esta temporada este soportado por nuestro poder de compra real.

4.- Procurar innovación en los regalos para que la demostración de afecto se aleje de grandes cantidades de dinero. Lo peor del caso es que en muchas ocasiones los presentes terminan en el fondo de un closet.

5.- Gastar menos en un bien no necesariamente es ahorrar, así que antes de caer ante el influjo de una oferta, pensar si en realidad se requiere el producto en cuestión.

6.- Aun cuando haya la posibilidad de hacer compras a meses sin intereses, comprometerse a revisar la capacidad de pago en flujo, porque con todo y que el costo sea nulo, sí implica una carga sobre el ingreso.

7.- Si ya se tomó la decisión de llevar a cabo la adquisición, obligarse a investigar si es efectivamente el lugar más barato y dejar de confiar en la publicidad.

Añade a esta lista otros compromisos navideños, ponlos por escrito para hacerlo oficial y estoy seguro que disfrutaras la temporada sin sentimientos de culpa y, mejor aún, iniciarás el 2016 con el pie derecho.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Jueves, 29 Octubre 2015 16:35

5 palancas para ahorrar

El 31 de octubre se ha designado como él día mundial del ahorro; quienes lo eligieron, lo hicieron con cierto sentido de humor, porque es el día de brujas. Como las dietas, a la mayoría de los mortales se nos complica sicológicamente tener la voluntad para llevarlo a cabo, pero podemos hacer algunos pequeños trucos para lograrlo.

En este espacio he venido dando algunas opciones para ahorrar; en esta ocasión les propongo algunas palancas indirectas.

1.- Buscar en forma deliberada un ingreso extra para guardarlo. Hay quienes tienen la alternativa de vender algo en la oficina o tal vez dar clases o hacer algún tipo de consultoría.

Es más fácil separar un recurso que no es parte de lo cotidiano y aunque sea esporádico iniciar el hábito. Las cantidades podrían llegar a ser importantes y tiene el potencial en convertirse en una manera de independizarse en el futuro.

2.- Dejar de comprar solo por el hecho de ahorrar resulta una motivación poco atractiva. Una posibilidad es darle un sentido y fijar una meta en función de adquirir algo que desees mucho.

El truco está en que habiendo alcanzado el objetivo, pienses en otra cosa que cuesta aun más, para seguir acumulando dinero. Si lo hacemos en forma sucesiva, se obtienen sumas que bien pueden ser la base para adquirir un bien raíz o empezar una inversión muy rentable.

3.- Hay quienes reconocen que son capaces de hacer un “sacrificio” de vez en cuando; a ellos les podría funciona el esquema de “Un mes sí y otro no”.

Se trata que por 30 días bajes el gasto a su mínima expresión, de tal manera que sea un reto. El siguiente periodo se relaja, sin llegar a consumir lo logrado el mes anterior. Si lo repites varias veces al año el resultado es asombroso.

4.- Juega a ahorrar. Sí, es una visión divertida de afrontar el desafío y por un tiempo determinado consume lo más barato posible todas las cosas que regularmente haces, como sería los restaurantes, alimentos, salidas de fin de semana, ropa, etc.

Disfruta de algo diferente y deja de gastar. Te recomiendo registrar lo que pudiste “salvar”, porque eso te dará ánimo para intentarlo de nuevo.

5.- En ocasiones vive uno en un ambiente social que conduce al despilfarro. Para eso, has explícito con los amigos que estas en medio de un reto de ahorro para evitar que te distraigan del objetivo.

Y por qué no, practica los cinco trucos y conviértete en un experto ahorrador en día de brujas.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Ahorro
Jueves, 24 Septiembre 2015 13:51

¿Eres de los que sabes que no sabes?

A través de la metodología de las ventanas de Johari podemos identificar cuatro tipo de personas en relación al conocimiento de las finanzas familiares y eso puede hacer la diferencia en cómo enfrentamos nuestros retos en materia económica.

Echemos un vistazo a estas categorías y tratemos de ubicarnos en alguna de ellas, porque en especial hay un comportamiento que provoca una infinidad de  problemas patrimoniales.

1.- “Los que saben que saben”. Aquí se encuentran todos quienes tienen experiencia y preparación. Este perfil está capacitado para tomar decisiones complicadas en área financiera. A manera de clarificar, son los “sabios”; es decir, se les llega a pedir algún consejo.

2.- “Los que saben que no saben”.  Se les puede llamar también “socráticos” por aquella frase de “solo sé que no sé nada”. En este grupo de personas las decisiones se toman con prudencia, pues hay un reconocimiento de su ignorancia y prefieren consultar a los “sabios” para resolver sus cuestiones más importantes.

3.- “Los que no saben que saben”. Son todos los que tienen el don de ser “intuitivos”, en buena medida por una serie de aciertos y errores pasados que les ha permitido aprender y generar un sexto sentido de  cómo deben de solucionar su vida financiera.

Todos conocemos a alguien que sin haber estudiado y tener grandes credenciales ha tenido un éxito económico sorprendente y además su administración familiar es llevada con suma solvencia.

4.- “Los que no saben que no saben”. Este es el grupo peligroso, porque son quienes “creen saber” y, por tanto, actúan con mucha seguridad sin darse cuenta que están tomando decisiones erróneas o con un enorme riesgo.

En este cuadrante se ubican personas que creen entender el mundo de las finanzas y los negocios; sin embargo, carecen de la preparación adecuada o les falta información esencial.

Es válido estar en las primeras tres características y ser “sabios”, “socráticos” o “intuitivos”, pero tengamos cuidado de evitar la cuarta posición de los que “creen saber” porque ahí es en donde se incuban los quebrantos.

Es imperativo identificar, de nuestros interlocutores, a los que se encuentra en este cuarto grupo, porque si adicionalmente tienen la facilidad de comunicar podemos confundirlos con los “sabios” y nos inducirían a resolver en forma equivocada.

Por desgracia, puede ser que en los medios de comunicación haya quien se situé en este último cuadrante. Por eso, es bueno ser crítico y recordar que el verdaderamente interesado por el patrimonio personal es uno mismo.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Toma de Decisiones
Página 1 de 2