Miércoles, 07 Septiembre 2016 21:57

Herramientas de coaching financiero

Si bien, el conocimiento e información son activos fundamentales para tomar decisiones eficientes, es un hecho que la bastedad de opciones complica el avance. Es en esos casos cuando el coaching aplicado al ámbito financiero es una buena técnica para avanzar.

En la entrega anterior de esta columna abordé este tema y ahora presentaré algunos aspectos que es factible trabajar en forma individual, aunque siempre será mejor hacerlo a través de un Coach profesional.

1.- Hay cualidades que ayudan a las finanzas personales como son la determinación, la constancia, el compromiso o la responsabilidad; eso explica cómo alguien con conocimiento falla en la administración de su dinero.

Existen factores como la falta de claridad sobre los objetivos o creencias limitadoras que impiden llevar a cabo los deseos. En esa situación, la primera acción sería hacer un diagnóstico cualitativo; es decir, dejar por un momento los números y preguntarnos cuál es nuestra percepción de satisfacción en cuanto a conceptos tan básicos como gastos, ingresos, ahorro, inversión, posesiones materiales, deudas, o seguridad.

2.- Habiendo identificado las áreas en las cuales se trabajará deben elegirse bien las metas específicas y para ello se cuenta con varias herramientas con ingredientes muy similares.

Habrá que analizar si el objetivo es alcanzable o cuáles son las acciones que llevaran a su realización, tener fechas determinadas de inicio y terminación; fijar los pasos a seguir; conocer los obstáculos y cómo se vencerán; los factores de motivación; definir los recursos necesarios y saber los efectos que provocaría dicha meta.

3.- Si se tratara de un problema, están presentes otros elementos a considerar, como el no confundir la enfermedad con el síntoma. Por ejemplo, podría mencionarse la dificultad para pagar un crédito, pero probablemente el origen es una mala administración del dinero.

4.- El proceso puede ser tan sencillo como encontrar un cambio de primer orden que significa modificar un comportamiento en forma consciente para tener un resultado deseado; sin embargo, en ocasiones, la problemática o la meta significan una transformación de segundo orden; es decir, variar la manera en la cual se observa el mundo y las creencias.

Más aún, es posible que implique un modo diferente de interactuar con el medio ambiente y se convierta en un hecho trascendente, porque afecta la conducta con personas allegadas como podrían ser la familia o los amigos.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

 

Published in Diversos
Lunes, 05 Septiembre 2016 22:31

Utiliza el Coaching financiero

El concepto de “coaching” se ha popularizado tanto, que es frecuente la confusión con otros enfoques como la asesoría o la terapia, cuando no es ni una ni otra. Cada una aporta desde diferentes ópticas un apoyo a quien tiene la tarea de resolver un problema o tomar una decisión.

Con regularidad aparecen anuncios de “Coaching financiero” y se trata realmente de una consultoría porque parte de un experto en algún tipo de mercado, quien dará su opinión de lo que el cliente “debe hacer”.

El coaching es una técnica que a través de cuestionamientos claves ayuda al “coachee” a lograr sus metas, con base en una estrategia decidida por él mismo. Probablemente está inconforme con su situación actual o simplemente por un tema de superación.

El Coaching financiero es válido porque trabaja sobre la relación que tiene una persona con su recursos económicos. Es en ese entorno en donde se quiere alcanzar una meta o desean cambiar algo, como excesos de gasto o deuda; tal vez la constancia del ahorro o incluso tener una conversación pendiente con la familia para abordar una complicación vinculada al dinero.

Te auxilia a decidir cuando no sabes cuál es el mejor camino. Ojalá y las alternativas siempre fueran claras; al contrario, la mayoría de las veces tienes beneficios y costos confusos que hacen difícil la elección.

En ocasiones es necesario revisar creencias limitadoras que impiden obtener tus objetivos, pues por mucho conocimiento que se tenga de los mercados, de nada sirve si carecemos del “drive” de la acción.

Podrías partir de preguntas tan generales como cuál es tu relación con el dinero o cuáles son los factores que intervienen en un determinado problema financiero.

Un coach empodera a su “coachee” con herramientas que le permiten tomar decisiones en las cuales estaba “atorado”.

La consultoría también es valiosa, pero en el ámbito de resolver dudas particulares en dónde un experto dará su opinión. En ese caso, el cliente ya tiene una buena idea de lo que quiere y busca precisión. Por ejemplo, alguien desea invertir en un bien raíz y pide asesoría a un corredor para elegir una propiedad adecuada.

Aplicando la técnica de coaching, se puede usar una medición sobre áreas estratégicas en finanzas personales para iniciar esa concientización de la realidad.

En la próxima entrega abordaré temas específicos para el cambio y herramientas de coaching.

Twitter y Facebook:@finanzasparami

Published in Diversos