Lunes, 19 Septiembre 2016 22:05

¿Conviene endeudarse para estudiar?

Las universidades públicas en México son baratas, si la comparamos con otros países; pero hay situaciones que podrían llevar a la resolución de invertir cantidades significativas de dinero en instituciones privadas, ya sea por haber sido rechazado o por la creencia que dará mayores oportunidades de éxito profesional el hacerlo.

La combinación de carecer de recurso suficiente y la imposibilidad de ir a una universidad pública genera el riesgo de caer en organizaciones de mala calidad de enseñanza y con bajo prestigio para soportar el proceso de empleabilidad de sus egresados. Sería una lástima que el currículum sea desechado por salir de una determinada institución.

Es una de las razones obvias para endeudarse, porque si uno piensa en si mismo como si fuera su propia empresa, es el mejor camino para acrecentar el capital personal. Preparándose es una manera de elevar la posibilidad de contratación, aumentar el nivel de ingreso, además de mejorar la perspectiva futura con capacitación para emprender retos empresariales.

Sin embargo, ya no es cómo antes, cuando el estudio “garantizaba” un éxito económico, hoy existen áreas saturadas, carreras que son rebasadas por la tecnología o especialidades incomprendidas por el mercado. Por eso debe ponerse los pies en el suelo y valorar si se va comprometer la viabilidad futura del egresado. Como un proyecto en donde se evalúa el costo y el beneficio.

De hecho, en ocasiones se menosprecia este recurso y hay jóvenes que dejan de aprovechar lo que se les proporcionó gratis, con esfuerzo de los padres.

En otros países es común que sean los propios muchachos quienes tomen los préstamos y su independencia comience en esa etapa de la vida. Incluso, es usual que trabajen medio año para sostenerse el resto de los meses con lo ahorrado y la deuda escolar.

Es una decisión difícil; en estos momentos, en Estados Unidos hay una crisis de endeudamiento universitario producto de menores posibilidades laborales y la incapacidad de pagar.

En México conozco casos en los cuales los jóvenes están en el buró de crédito por retrasarse en el pago de colegiaturas y luego, irónicamente, haber sido rechazados en el mercado financiero por estar en esas circunstancias.

Creo que la respuesta a la pregunta del título de esta columna es sí, conviene endeudarse para estudiar, pero siempre y cuando el alumno esté consciente de la elección y del desarrollo de su carrera, para que sea “rentable” y evitar arrepentimientos posteriores.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito
Miércoles, 17 Agosto 2016 22:13

Crowdfunding ¿buena opción?

Un término de moda es el llamado crowdfunding, que explicado en forma sencilla es el financiamiento masivo de pequeños inversionistas, a través de las plataformas digitales, permitiendo vincular directamente a oferentes y demandantes de recursos, reduciendo de manera sensible el margen de intermediación.

Su penetración aun es marginal, pero ha crecido tanto que ya está en la agenda de las autoridades controlarlo. Por supuesto, llama la atención de ahorradores y deudores; por eso es conveniente revisar algunas consideraciones básicas.

1.- Puedes participar con montos tan bajos como $500 y tener tasas de rendimiento muy superiores al mercado, con un alto riesgo.

2.- La pérdida está relacionada a que falta la regulación de las autoridades, se desconoce la solvencia financiera de quien solicita el crédito y, en consecuencia, puede no recuperarse la cantidad depositada sin poder reclamar. Incluso, es una figura que facilita el fraude.

3.- Es una salida para quienes necesitan dinero y están sin posibilidad de ser sujetos de crédito para la banca, porque no requieren empeñar o llegar con los usureros. Hay quien lo utiliza para reestructurar deudas caras y porque traen encima a los acreedores.

4.- Ha funcionado bien para proyectos que sería imposible sacar a través de la rigidez del sistema financiero tradicional. Por ejemplo, grabar una película sobre una especie en extinción de un cineasta joven. Sería un caso sin rentabilidad, apoyado con base en micro aportaciones. De hecho, ha tenido éxito en donaciones altruistas.

Al analizar cualquier opción de inversión hay dos elementos para decidir hacia dónde dirigir el recurso: la solvencia de la institución que trabaja como intermediaria y el objeto a financiar con el dinero depositado.

Para el crowdfunding, el respaldo institucional es débil o nulo; mientras que los proyectos son de riesgo; tanto, que evitaron los canales tradicionales.

Considero que es una buena alternativa para quien requiere montos bajos de crédito y fue imposible obtenerlos con los métodos usuales; sin embargo, implica un riesgo alto para quien desea invertir. Sería preferible ahorrar para reunir una cantidad mayor y entrar a un mercado regulado como es la Bolsa Mexicana de Valores, en donde se pueden obtener también ganancias significativas.

Si quieres participar, hazlo con montos que de perderse no te metan en problemas serios. Busca plataformas con experiencia y reconocidas en términos de sus propios usuarios.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito

Sin lugar a dudas, el crédito al consumo a través de las tarjetas es el más caro del mercado y una sugerencia básica es evitar endeudarse con ellas; sin embargo, hay razones de mucho peso para considerarlas aleadas en las finanzas personales.

El punto crucial es sabe manejarlas y sacarles un beneficio; expongo diez razones para ello.

1.- Permiten tener un financiamiento sin intereses, siempre y cuando se pague el saldo completo en cada corte. Todas las transacciones después de ese día pasan hasta el siguiente estado de cuenta.

2.- Hay opciones de recompensa; en algunos casos es a través de puntos que se convierten en dinero en efectivo; en otras es con premios específicos o millas para viajar.

3.- Son un registro exacto de los gastos y con ello se apoya el análisis y corrección. Es un insumo fundamental para la elaboración de presupuestos familiares.

4.- Permite tener cubiertas las contingencias. Ante la eventual necesidad de un ingreso hospitalario o viaje intempestivo se puede recurrir a su uso.

5.- La disposición de efectivo, aunque tiene un costo alto, resuelve algún tipo de problemática inmediata, que de otra manera podría significar un dolor de cabeza mayor.

6.- Da seguridad al manejo de los recursos, pues en términos de robo y de extravío la mayoría de las tarjetas están cubiertas contra estos percances, siempre y cuando se reporte a tiempo.

7.- Son básicas para viajar y documentarse en hoteles. Además, es prácticamente imposible rentar un auto sin tarjeta de crédito.

8.- Acceso al extranjero. Al estar respaldadas por Master Card o Visa son un soporte para hacer transacciones internacionales y evitar problemas de efectivo.

9.- Facilitan la comercialización vía Internet que ha crecido en forma importante en México.

10.- Es adecuado tener un historial crediticio y las tarjetas son una de las vías, siempre y cuando no te excedas.

Es recomendable tener cuidado con el límite de crédito para evitar riesgos excesivos de clonación y también porque eleva el pago mínimo requerido por el banco. Por otra parte, en caso de que solo la tenga como respaldo, se sugiere ocuparlas en forma esporádica para evitar problemas cuando la quieras utilizar, pues el banco puede suponer un mal manejo y declinar la operación.

La decisión es tuya y la moderación es básica; por eso, si te es difícil controlarte en términos de consumo, mejor ni te arriesgues a usarlas.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito
Jueves, 19 Mayo 2016 14:28

El peligro de los créditos personales

Hace unos días El Financiero publicó una nota con el título: “Créditos personales y de nómina, el gran negocio de la banca” y adivinen con quién hacen estos negocios; en efecto, con nosotros los usuarios y vaya que es lucrativo.

Alguien me decía “a nadie le ponen una pistola para tomar un préstamo”; dese luego no, pero es un hecho que llega una enorme cantidad de propaganda para tomar una deuda sugiriendo gastar en conceptos tales como vacaciones o una compra superflua, rubros que deberían cubrirse con ahorros y alejarse del apalancamiento. Ofrecen “cumplir un sueño”, el problema es que luego se convierte en pesadilla a la hora de pagarlo.

Se les llaman créditos de liquidez porque el banco los otorga sin interesarle hacia que lo van a utilizar y, por supuesto, el cliente dispone del dinero como mejor le parezca.

Los créditos personales son muy accesibles a través de los descuentos directos en la nómina, pero también con cargo sobre la tarjeta; inclusive ofrecen dejarlo del límite del plástico para que siga usándolo. Por una parte, tienen como respaldo el sueldo y, por la otra, el historial de cumplimiento.

El atractivo son las tasas menores a las tarjetas de crédito, pues mientras un personal se consigue a un costo de alrededor de 16 por ciento, las tarjetas van del 18 al 55 por ciento. Sin embargo, son altos si se le compara con los ofrecidos estas mismas instituciones en un instrumento de ahorro que se sitúa entre el 1 y el 6 por ciento, dependiendo de plazos, montos y empresa.

Tienen una utilidad muy obvia que es la de pagar alguna deuda cara como son tarjetas de crédito. Esto permite refinanciar a una tasa menor y a un plazo ya determinado, permitiendo una mejor planeación.

Además sirven cuando hay un verdadero apuro, como sería una enfermedad o gastos que no sea posible postergar como una inscripción escolar, por ejemplo.

La promoción de esta opción financiera se aprovecha de los deseos insatisfechos de las personas que ven como “fácil” alcanzarlos a través de una línea de crédito autorizada. La fórmula es sencilla, evitemos endeudarnos para toda situación que pueda ser liquidada por medio de un ahorro.

Son este tipo de circunstancias que llevan a concluir que los procesos de bancarización deben de ser acompañados con educación financiera,

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito

¿Ya estás harto de rentar y piensas seriamente comprar un departamento o casa?; como es la primera vez que te enfrentas a esta decisión y es muy relevante para tu patrimonio, vale la pena establecer una estrategia.

1.- El primer paso es detallar los requerimientos haciendo una lista de características de todo tipo, como las dimensiones deseadas; el número de habitaciones; o la zonas de interés, entre otros aspectos. Es recomendable que este ejercicio se haga en familia.

2.- Con la mente fría, estimar un costo aproximado de la vivienda, el dinero disponible para el enganche y la capacidad de endeudamiento, de acuerdo con el presupuesto familiar. Además, revisar si se tendrá el apoyo de Infonavit.

3.- Estar consciente de que el pago es a 15 o 20 años y si la esposa aporta al gasto, evaluar si se está pensando dejar de hacerlo en un futuro. La pregunta a responder es ¿cuánto puedo pagar en forma mensual por la hipoteca?

4.- Analizar el mayor número de alternativas posibles y ser muy inquisitivo, pensando en las contingencias. Es válido hablar con los vecinos o amigos que estén por la zona; revisar elementos tales como la calidad de los materiales de construcción, vías de acceso, seguridad en el área, orientación en relación al sol e incluso revisar si la zona tiende a inundarse en época de lluvias. Es mejor investigar antes, que arrepentirse después.

5 .- Como es muy probable que no sea la única vivienda que adquieras en el transcurso de tu vida, se sugiere aplicar una “mentalidad de vendedor”; es decir, cuidar el valor comercial para cuando quieras deshacerte de la propiedad. Esto da un punto de referencia útil para tomar la decisión.

6.- En cuanto a la elección de la hipoteca, con seguridad el desarrollador tendrá alguna opción con la cual tenga convenio; empero, es válido hacer una sondeo propio, pues la diferencia de unas cuantas “centésimas” en la tasa del crédito significará un ahorro significativo a largo plazo.

7.- Es importante tomar en cuenta los costos adicionales, como la investigación que hace el banco, la apertura de crédito y los gastos notariales. Ten mucho cuidado también con el endeudamiento adicional con tarjetas para equipar la casa. Con regularidad, se tiene que invertir en aspectos básicos de instalación e incluirlos en el presupuesto, pues afecta la disposición del flujo mensual.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito
Martes, 17 Noviembre 2015 16:14

¿Qué tanto me puedo endeudar?

Es usual que a final de año, con el apoyo del aguinaldo, bonos de actuación y caja de ahorro, se piense adquirir un bien raíz a crédito, porque se cuenta con recursos para el enganche. ¿Qué elementos habrán de considerarse en esta decisión?

Una perspectiva inicial de análisis es tener claro que un crédito hipotecario generará siempre un costo mayor a cualquier opción de inversión tradicional, por lo que es conveniente tomar el menor apalancamiento posible.

En cuanto a la capacidad de endeudamiento, hay dos puntos de referencia obligados; uno estructural y otro de flujo. En relación al primero, debemos hacer un listado de activos y pasivos para definir que tan apalancados ya estamos (te puedes auxiliar con la descarga de una hoja de Excel en www.finanzasparami.com en la sección de herramientas).

En este caso, estamos valorando el monto absoluto de las deudas y comparándolas con todos los bienes, para sopesar la viabilidad financiera de mediano plazo. En la medida en que nuestros activos superen los pasivos es mejor; de lo contrario, pensemos primero en liquidar obligaciones.

El segundo enfoque, el de flujo, se analiza con base en el presupuesto mensual para determinar cuánto se tiene libre para generar una responsabilidad de pago.

Los bancos calculan, por lo regular, que la mensualidad del crédito no exceda el 30 por ciento de los ingresos después de impuestos; sin embargo, este es un porcentaje muy relativo, porque dependerá de los compromisos que ya se hayan contraído y la estructura de los gastos.

Es fundamental considerar los pagos que ya se tengan en tarjetas u otros conceptos y cuidado con caer en la trampa de liquidar los mínimos requeridos para tomar más deuda, porque al final del día estás encareciendo el apalancamiento global.

Debe de pensarse en las erogaciones colaterales como costos de escrituración, avalúo, notario y, muy importante, mudanza y muebles requeridos, porque en ocasiones todos estos “extras” son los que desbalancean financieramente la operación.

Si te estas apoyando con los ingresos de la pareja, se recomienda consensuar entre ambos, porque el compromiso de un crédito hipotecario es por 15 o 20 años e implica que los dos sigan trabajando con estabilidad para liquidarlo.

Una última sugerencia es que ya habiendo decidido endeudarse, es crucial hacer una valoración de cuál es la institución que proporciona la mejor opción en tasa y servicio.

Twitter y Facebook: @finanzasparami 

Published in Crédito

Aún cuando no se piense adquirir una deuda en el corto plazo, es conveniente revisar en forma sistemática el historial crediticio, porque las posibles aclaraciones llevan tiempo y se convierten en un serio escoyo cuando se requiere apalancar una compra, como sería un bien raíz.

Hay un mito detrás del Buró de Crédito y algunos dicen “ten cuidado porque te boletinan” o “ya estás en la lista negra”. Nada más apartado de la realidad, pues todos quienes tienen o han tenido algún tipo de contrato de deuda se encuentran registrados, sin que ello signifique algo negativo.

Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, se trata de una Sociedad de Información Crediticia orientada a integrar datos que sirven como referencia para el otorgamiento de créditos, ya que cuentan con expedientes de personas físicas y morales.

Es una empresa privada que presta un servicio de evaluación de riesgo y reporta adeudos anteriores, vigentes, además de registrar las oportunidades en el pago.

Cabe destacar que la decisión en un otorgamiento es por parte de la institución involucrada directamente, en forma independiente del resultado que arroje el Buró.

Las instituciones estipulan ciertos lineamientos, en donde si se aparece con algún tipo de señalamiento, de inmediato rechazan la solicitud.

Habría de recordar que un crédito se conserva adscrito al Buró hasta 72 meses (equivale a 6 años) contados a partir de la fecha en que se liquidó totalmente.

Puede obtenerse un reporte gratuito cada 12 meses a través de Internet en www.burodecrédito.com.mx. Además han venido añadiendo servicios útiles como un Score para evaluarte; alertas automáticas cuando alguien consulta la cuenta; o acreditarse para un crédito personal o tarjeta.

Es básico entrar al menos una vez al año, ya que puede tener señalamientos por un error bancario o un descuido personal. Este tipo de circunstancias provocan en ocasiones rechazos importantes como lo es un hipotecario.

Las aclaraciones se realizan con quien otorgó el crédito y en caso de no remediarse la situación, es factible incluir un texto en donde explique la razón del porque se esta en desacuerdo. Ello permite que si alguna empresa entra a verificar el status en el Buro tenga un contexto del usuario.

Para que alguien revise la cuenta debe ser autorizado por el deudor y en el mismo reporte es posible verificar quién lo ha consultado con anterioridad

Otra opción es Círculo de Crédito (www.circulodecredito.com.mx), con características muy similares.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Crédito