Miércoles, 28 Septiembre 2016 22:57

¿Cómo elegir la mejor universidad?

Cuando uno piensa en los hijos, regularmente se viene a la mente que la herencia son los estudios, pero según encuestas realizadas por universidades, los jóvenes eligen la institución considerando razones nada relacionadas con el nivel académico como lo “bonito” de las instalaciones o el ambiente “cool” de los alumnos.

Es muy importante la elección de la universidad, porque implica el uso de recursos que llegan a ser superiores al millón de pesos, un probable financiamiento y, lo más significativo, la carrera que los acompañará el resto de sus vidas.

Pues bien, ahora los invito a reflexionar sobre parámetros que podríamos utilizar para afinar la decisión de nivel licenciatura o postgrado.

1.- Programa académico. Habría de preguntarse si es la mejor institución a la que se tiene acceso en términos de reconocimiento sobre la especialidad que se desea estudiar, si el enfoque es el adecuado en función del área en donde quiere ocupar.

2.- Prestigio institucional. ¿Qué creen que piense el empleador al ver el nombre de la escuela en el currículum? De hecho, en algunas empresas desechan candidatos solo por esa razón. Esto genera, de entrada, una predisposición de si el prospecto es bueno o malo.

3.- Profesores. ¿Quiénes imparten las clases? Saber si tienen experiencia en el campo, si destacan en su especialidad como investigadores o vida laboral.

4.- Éxito de los egresados. ¿En dónde trabajan? Ellos serán los principales promotores y podrían darle una oportunidad a quienes están saliendo.

5.- Innovación en términos tecnológicos o lanzamiento de nuevas carreras que requiere el mercado.

6.- Enfoque de empleabilidad. Diseño de programas de prácticas empresariales, o vinculación con compañías. Maestros que son ejecutivos y le dan un dirección pragmática a su materia.

7.- Costo y financiamiento. Es el tipo de resoluciones que tienen que ver con el dicho de “lo barato sale caro”. Es decir, se debe de considerar la erogación pero tomando en cuenta la “rentabilidad” del servicio. Por eso es conveniente analizar las opciones en función del recurso y los resultados esperados.

Parece extraño el hablar de este tema cuando recién ya iniciaron las clases de la mayoría de las instituciones educativas, empero es una decisión que ha de llevarse a cabo al menos un año antes, para hacer un sondeo serio, pues será una de las herramientas para alcanzar los sueños y la realización.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Toma de Decisiones
Miércoles, 15 Junio 2016 22:31

Millennial valiente: ”¡Me independizo!”

He hablado en este espacio de los NINIS y también sobre la problemática que enfrentan los Millennials; ahora, con el día de padre cerca, abordaré el reto de la independencia de los hijos, que han tomado la decisión valiente de dejar el subsidio para dirigir su propio rumbo.

Algo que escapa de la lógica financiera es el deseo de superación y el efecto positivo de empoderarse para sentirse responsable de su propia vida. No hay nada mejor que la necesidad para impulsar el avance de las personas y las naciones.

Este ánimo de independencia debe de partir de tener un ingreso suficiente para sufragar los gastos cotidianos; sin embargo, habría que tener algunas otras consideraciones.

El primer reto a vencer es evitar caer en el influjo de “lo puedo pagar” y rentar un departamento ostentoso, porque podría ser un sueño efímero, en la medida en que el patrimonio se vea afectado.

Por eso, es fundamental hacer un presupuesto de lo que implica la independencia. Sitúar primero los gastos imprescindibles, como serían despensa, comidas fuera, transporte, telefonía, internet, luz, gas, agua, ayuda doméstica y, por supuesto, divesión. Es recomendable incluir un ahorro mínimo, al menos como “Colchón” para contingencias. Es decir, lo que se erogaría en forma normal sin el apoyo de los papás.

Ya con el cálculo de gastos mensuales, es posible determinar cuál sería la cantidad máxima que se tiene disponible para la renta y con base en ese monto buscar el departamento adecuado.

Cuando se trata de rentar, lo más fácil es pensar en las características necesarias para la fiesta, lo cual es válido, pero sugiero hacer un listado de elementos básicos a cumplir, como ubicación y dimensiones.

Deben de considerar el requerimiento de amueblar el departamento y ello implica gastar algún ahorro o cargarlo a la tarjeta de crédito, que a final de cuentas reduce el flujo de efectivo por el pago de la misma.

Es conveniente evaluar la invitación a “roommate” para bajar los gastos; nada más pensarlo dos veces.

Tenemos grabado el prototipo de la serie de televisión “Friends” en donde todo es gracioso y divertido, plagado de aventura y emoción, pero si se va a vivir con alguien, debe estar claro que la convivencia será diaria, porque “podría resultar peor el remedio que la enfermedad”.

Aún cuando hay que hacer un esfuerzo y una buena planeación para tomar esta trascendente decisión; no hay mayor satisfacción que la independencia.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Toma de Decisiones

En octubre del año pasado señalaba en este espacio el foco rojo de las futuras pensiones de los Millennials, tomando como base una investigación de la OCDE. Ahora, de nuevo la Consar pone en relieve que los jóvenes de entre 15 y treinta años tendrán serios problemas para contar con un retiro suficiente (El Financiero, mayo 26).

Da la impresión que la Consar está preparando el camino para que eventualmente se revise una modificación sustancial en el sistema de pensiones, en donde lo lógico sería elevar la edad de jubilación y aumentar las aportaciones.

Si bien, esta medida resultaría impopular porque reduce el ingreso disponible, podría evitar una crisis social seria por ahí del 2050, con una mayoría de ancianos pobres.

Desde una perspectiva de finanzas personales, es imprudente esperar a que el gobierno “nos obligue” a ahorrar y hay acciones que podemos emprender desde ahora para salvar un futuro complicado. Aquí enumero algunas de ellas.

1.- Ya sea por medio de la Afore, de una compañía de seguros o una estrategia personal de inversión, es indispensable construir un ahorro de largo plazo. Es decir, no tocarlo hasta la vejez lo cual puede ser muy tentador en algunos momentos del camino.

2.- Cuidar que el monto de ahorro sea suficiente. Lo más sencillo y efectivo es que adicional a lo destinado para la Afore, se deposite un 10 por ciento de los ingresos para este fin. Esto ayudaría a jubilarse con un nivel muy cercano al del último sueldo percibido. En caso de ser un trabajador sin estar incorporado a un sistema de retiro, el porcentaje subiría a 16 por ciento.

3.- Como parte del cambio de actitud, estar consientes que los jóvenes de hoy llegaran a viejos y ellos mismos disfrutarán del “sacrificio” realizado en el presente.

4.- Estar al pendiente del patrimonio a lo largo de toda la vida productiva, porque si bien podrá no tenerse un ahorro formal en una institución bancaria, si es posible apoyarse con la plusvalía de bienes raíces o el valor de una empresa propia.

5.- Hacerse a la idea, que independiente de la jubilación “oficial”, habrá de seguir trabajando por más tiempo para complementar sus ingresos en la vejez. En este sentido sería muy bueno construir una actividad, la cual pueda llevar a cabo a mayores edades.

Lo anterior es relevante porque el entorno laboral para los Millennials reviste una problemática muy especial, tema que abordaré en mi siguiente entrega.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Retiro