Miércoles, 13 Julio 2016 22:06

¿Seguros de muerte o seguros de vida?

Hay quien piensa que asegurarse es tirar el dinero y esta sensación surge, en buena medida, porque es el tipo de transacción en donde uno quisiera fallar para evitar un evento negativo como la enfermedad; un accidente automovilístico; o incluso la muerte. Pero revisemos otro ángulo menos trágico

Las aseguradoras tienen la función primordial de cubrir situaciones adversas y, por tanto, deberán incluir un servicio de esa naturaleza en todos sus planteamientos; sin embargo, puede haber algunos productos en donde el énfasis sea financiero y de planeación.

Es decir, la recuperación de las sumas aseguradas no necesariamente sucederán cuando alguien muera, sino que operarán con una redención encaminada a cubrir objetivos específicos, como por ejemplo la educación de los hijos, contratando cuándo son pequeños y esperando el recurso al momento de entrar a la universidad.

Otro caso muy práctico es el complemento del retiro, permitiendo obtener una renta adicional al cumplir la edad establecida, lo cual podría darse en una sola exhibición o en renta vitalicia. En esta opción, existen ventajas fiscales que se pueden aprovechar.

También, es factible convertirlo en una herencia en vida, dando la oportunidad de que los hijos reciban un ingreso cuando se llega un determinado plazo y que éste sea administrado por un fideicomiso.

En esencia, se trata de que una cantidad de la aportada sirva para pagar la cobertura y otra se invierte a una tasa fija otorgada por la compañía, de tal manera que garantice una recuperación de la inversión en un futuro.

Los agentes de seguros, por lo regular, no están preparados para explicar el enfoque financiero, por eso es importante solicitar el cálculo del rendimiento implícito que se está ofreciendo en la transacción, con el fin de compararlo con la tasa de mercado.

Además, existe la posibilidad de manejar los montos indizados a la inflación o al dólar, lo cual permite verlo como un instrumento de cobertura cambiaria.

Recordemos que este tipo de alternativas son útiles en un contexto de planeación de largo plazo, porque si quiere uno retirar antes de lo previsto hay una penalización.

Si eres un avezado inversionista, esta opción podría parecerte poco atractiva, pero es una buena forma de forzar el ahorro y la protección de un estándar de vida bajo la óptica de eventos catastróficos o simplemente formar el patrimonio para alcanzar metas concretas.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

 

Published in Seguros
Miércoles, 22 Junio 2016 22:07

Inclusión financiera ¿para bien o para mal?

La inclusión financiera se ha convertido en un objetivo primordial y debemos aceptar que hay avances significativos; sin embargo, esta todavía muy lejos del nivel óptimo, además del riesgo que implica un mayor acceso a los servicios con una alto desconocimiento de cómo funcionan.

Recientemente, el INEGI y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, publicaron la encuesta Nacional de Inclusión Financiera que arroja información valiosa para reflexionar sobre nuestra propia economía. Si quieres revisar los datos a detalle entra a http://www.cnbv.gob.mx/Inclusión/Paginas/Encuestas.aspx

El progreso se ve claramente, pues el número de personas adultas con al menos un instrumento pasó de 32 por ciento en 2012 a 44 por ciento en 2015. No obstante, desde otra perspectiva, ni siquiera la mitad de la población tiene acceso a este tipo de opciones, sabiendo de antemano que la mejora de las finanzas familiares está ligada a la posibilidad de interactuar con bancos y otras instituciones del ramo.

Si nos vamos a conceptos más específicos, nos queda esta misma sensación de avance insuficiente. La penetración del ahorro institucional se situó el año pasado en 44 por ciento; el crédito en 29 por ciento; los seguros en 25 por ciento y el retiro en 41 por ciento.

Un factor que a todas luces a generado esta alza en la inclusión es el pago de los salarios a través de tarjetas de débito que permiten “bancarizar” a las familias. Empero, esto contrasta con el incremento de la cartera vencida del rubro de crédito de nómina; es decir, el acceso está muy lejos de garantizar que las personas sepan utilizar las herramientas con prudencia.

Un dato preocupante son los 11 millones de exusuarios de servicios bancarios y la razón principal son los ingresos insuficientes, que también nos habla del aumento de la pobreza que se convierte en un circulo vicioso porque de nada sirven la nueva tecnología e infraestructura, si los mexicanos carece de dinero para utilizarlas.

Faltaría espacio para enumerar todos los ejemplos de falta de conocimiento del mercado, pero basta decir que la gran mayoría deja de comparar las opciones financieras para tomar decisiones o un 75 por ciento no sabe sobre la cobertura del IPAB en las cuentas bancarias, o el 63.4 por ciento lleva un registro mental de sus gastos, entre otras muchas características.

En el marco de la Política Nacional de Inclusión Financiera que se dio a conocer en días pasados es imprescindible poner énfasis en la educación, pues de otra manera podría ser contraproducente.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Toma de Decisiones

La globalización afecta nuestras vidas, desde una perspectiva económica y de finanzas personales. No sólo se trata de tener acceso a los mercados de todo el planeta y la competencia que ello implica, sino el pensar en el requerimiento de una cobertura de seguros para quienes andan por todo el mundo, como si se tratara del patio trasero de su casa.

Tuve oportunidad de platicar con Luk Vanderstede, Gerente General de Bupa Global México, compañía fundada en Inglaterra en 1947. Su especialidad es la cobertura de gastos médicos mayores en un contexto internacional con 29 millones de clientes. La sede del mercado latinoamericano se encuentra en Miami y opera en territorio nacional desde hace 11 años, debidamente registrada.

Son interesantes los servicios que proporciona y nos hacen pensar de cómo en el terreno de las finanzas personales podemos encontrar un producto que se acomode a nuestros requerimientos específicos.

Entre las diferencias importantes de Bupa, es el no establecer un limitante de red Médica en México y con un tabulador, a decir de ellos, más flexible comparado con otras compañías. Las primas se pagan en pesos, pero la cantidad asegurada y el deducible son en dólares. Señala que el tiempo de espera en la mayoría de los padecimientos es de sólo 6 meses a diferencia de otras con duración de años. Adicionalmente, cuenta con cobertura para deportes extremos.

El tipo de clientes son viajeros frecuentes, extranjeros que viven en México, estudiantes fuera del país y quienes tienen una mentalidad global, que igual pueden atenderse internamente, como en cualquier parte del mundo.

Recientemente, relanzaron un seguro de viajes llamado Bupa Global Travel que se fundamenta en el hecho de que en México salieron al extranjero alrededor de 15 millones de personas y 9 de cada 10 a Estados Unidos.

Además de la cobertura médica tiene algunos beneficios novedosos como el de la “visita compasiva”, pagando el traslado de una persona para que asista al paciente en el extranjero ante un accidente o enfermedad. O, para el caso de empresas, una compensación por productividad de un ejecutivo que esté varado en alguna parte del mundo.

La intención de Bupa es que en caso de un siniestro en el extranjero, el viajero sea estabilizado para trasladarse a su país de origen, sin estar a contra reloj porque se termina su cobertura.

Otras empresas están haciendo un esfuerzo en la misma dirección, por eso es bueno hacer una buena investigación. Para el caso reseñado la dirección es  www.bupa.com.mx

Twitter y Facebook: @finanzasparami

Published in Seguros